Pasar al contenido principal

El poder ofensivo de Brasil es mayor aun sin Neymar

Brasil

Globosporte

En tres años al frente de la selección brasileña, Tite tiene ahora el grupo que le ofrece más alternativas ofensivas. La derrota por 7-0 en Honduras el domingo es el mejor certificado porque muestra la cantidad de variaciones en los sistemas y las posiciones de los jugadores de ataque. La receta para compensar la ausencia de Neymar, al parecer, será la versatilidad.

Elogiado por Tite después del juego, David Neres actuó de los dos lados durante el juego del Beira-Rio. La selección brasileña tuvo, a lo largo de los más de 90 minutos, tres centroatacantes. Todos hicieron goles mientras jugaban de “9”: Gabriel Jesús, Firmino, que luego se convirtió en el centro de la selección, y Richarlison, que comenzó a la derecha y luego fue centralizado.

Tite indicó que debe comenzar la Copa América el viernes contra Bolivia en el Morumbi, con David Neres y Firmino-Richarlison juntos en el ataque, y Coutinho, de gran rendimiento en el Beira-Rio, como armador.

El probable once: Alisson, Daniel Alves, Marquinhos, Thiago Silva (Miranda) y Felipe Luís; Casemiro y Arthur (Allan) (Fernandinho); David Neres, Coutinho y Richarlison; Firmino.

 

La estrategia del técnico Tite

Brasil comenzó el juego en el 4-2-3-1, con David Neres y Richarlison bien abiertos, y Coutinho posicionado más adelantado, con libertad entre las líneas de marcación hondureña. Tite explicó que ahora “hace la iniciación con seis, y no más con siete”.

En Portada