Pasar al contenido principal
EFE

Barcelona sigue en la punta

Madrid |

Un partido para enmarcar de Neymar y la brillantez de su mejor socio, Leo Messi, confirmaron el dulce momento del Barcelona, que mantiene el liderato de LaLiga y ensayó con el Celta la goleada que necesita en Liga de Campeones (5-0), en una jornada en la que el mejor Karim Benzema levantó al Real Madrid.

Vuelve a creer la afición del Barcelona tras ver la mejor versión de su equipo en el Camp Nou, a tres días de la búsqueda de la remontada europea ante el PSG. Encontró la fórmula ante un Celta de Vigo al que desplomaron a golpes de calidad Neymar y Messi. Con el brasileño deleitando cada vez que tocó el balón. Rápido, desequilibrante, mágico.

Messi mostró el camino con una de esas acciones en las que lo difícil lo convierte en sencillo. Recibió de espaldas a portería rival a 40 metros, se giró, arrancó y nadie le pudo frenar antes de un disparo perfecto. Tumbó a un Celta que había rondado el gol pero sólo pudo ver la exhibición del rival. Neymar firmó uno de los goles del campeonato en un gesto exquisito a pase de Messi. Picó el balón con rosca en una definición única.

No acusó el equipo de un liberado Luis Enrique la presión de jugar tras el Real Madrid. Sus jugadores se divirtieron y quisieron más. Dando más importancia al valor de los goles en lo anímico que al cansancio que podían acumular. Messi, Rakitic y hasta Umtiti marcaron en un extraño día para Luis Suárez en una goleada sin su sello.

Antes, el Real Madrid de Zinedine Zidane acabó con su irregularidad mostrando gran personalidad sin sus grandes referentes ofensivos. Sin Cristiano Ronaldo ni Gareth Bale apareció Benzema para echarse al equipo a sus espaldas y rescatar su versión más desequilibrante, inédita este curso con la pólvora mojada. Con un doblete, dejó claro quien iba a mandar en Ipurúa ante un Eibar superado en todos los aspectos.

 

OTROS RESULTADOS

Leganés venció (1-0) a Granada y Villarreal superó (2-0) a Espanyol.

En Portada