Pasar al contenido principal
ANF

Polémica por Lamborghini: ANB y ASFI dicen que UIF debe investigar su compra

LA PAZ |

Una inusual polémica se ha generado en torno a la importación de un vehículo de alta gama a Bolivia, marca Lamborghini "Huracán". La Aduana Nacional (ANB) y la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) sostienen que la Unidad de Investigación Financiera tiene competencia para investigar su adquisición.

Todo empezó cuando Sergio Gutiérrez publicó en su cuenta de Facebook "Primer Lamborghini Huracán en Bolivia. Se fue a Cochabamba!!!". Y compartió las fotografías del motorizado en la localidad de Patacamaya, donde fue nacionalizado.

La polémica en las redes sociales se ha generado producto de la curiosidad en torno a la propiedad de un vehículo costoso como es un Lamborghini. De acuerdo a las páginas web de promoción su precio asciende entre 150.000 y 200.000 dólares.

La presidenta de la Aduana Nacional, Marlene Ardaya, confirmó sobre el ingreso y nacionalización del auto de alta gama en el punto aduanero de Patacamaya. Precisó que la mercancía proviene de Estados Unidos, entró por Arica hasta el puesto de destino en Bolivia.

La autoridad aseguró que en el marco de la normativa no puede dar mayores detalles, porque la mercancía goza del "secreto tributario" que prohíbe revelar el nombre del propietario, aunque dijo que el ingreso fue a través de una empresa o consorcio.

Después de la nacionalización la administración aduanera no tiene por qué saber el destino de la mercancía, no obstante, dijo que se realiza un proceso de verificación del valor del producto que se contrasta con información sobre el precio, la declaración jurada entre otros datos.

"La valoración se está verificando por administración aduanera, cuando entra una mercancía se realiza la verificación, se ve la declaración jurada, se ha realizado por una agencia despachante (...). Si existe duda razonable sobre el valor de cualquier mercancía se inicia el proceso de fiscalización posterior o un control diferido posterior. Es decir, verificar con calma", afirmó.

Por lo tanto, dijo que no le corresponde indagar sobre cómo o el dinero con el que se adquirió la mercancía. "Para que se dejen las especulaciones, si fuese o el dinero, o cómo (se compró), no corresponde a la Aduana, sino a al UIF, ellos son los encargados de esa investigación", manifestó.

Por otra parte, la ASFI aclaró a través de un comunicado que no le corresponde la investigación de las transacciones económicas en la compra del vehículo, en aplicación del artículo 23 de la Ley 393 de Servicios Financieros.

Sin embargo, si se presume de algún tipo de irregularidad es atribución de la UIF su investigación, establece la ASFI.

Después de los mensajes que circularon en las redes sociales atribuyéndole la propiedad al dirigente cocalero, Leonardo Loza, éste aclaró que ni siquiera conoce un motorizado Lamborghini y acusó a la oposición de la campaña en su contra.

Mientras que el diputado Amilcar Barral anunció que presentará una petición de informe al Ministerio de Economía y Finanzas sobre le Lamborghini que se supone ya está en Cochabamba.

En Portada