Pasar al contenido principal
Wilson Aguilar

Asoban advierte que no logrará metas en crédito productivo

El incremento del impuesto a las utilidades del sector financiero de 22 a 25 por ciento pone en riesgo el cumplimiento de la otorgación de créditos al sector productivo y de vivienda de interés social, prevista en un 60 por ciento del total de la cartera crediticia hasta 2018, según el secretario ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), Nelson Villalobos.

Hasta 2015, la banca destinó el 51 por ciento de su cartera crediticia a créditos productivos y superó la meta establecida para 2016 que era de 48,5 por ciento para la banca múltiple. | A4

“Hasta el 2018, la cartera productiva y de vivienda de interés social tiene que llegar al 60 por ciento como composición de la cartera. El Banco Unión ya lo hizo, el desempeño promedio general para 2016 estaba previsto llegar al 48,6 por ciento, pero a diciembre de 2016 los bancos han llegado a un 51 por ciento, se están cumpliendo las metas, pero cada año se está haciendo más difícil por este impacto”, dijo el secretario ejecutivo de Asoban, Nelson Villalobos en una entrevista con Los Tiempos.

Explicó que de concretarse el incremento a las utilidades, de los bancos tiene un efecto sobre “toda la expansión crediticia”, pese a que está establecido que la banca tiene que atender con prioridad el sector productivo  y de vivienda social.

Según la Ley de Servicios Financieros, promulgada en 2013, hasta 2018 los bancos múltiples deben destinar un mínimo de 60 por ciento de su cartera, entre créditos productivos y de vivienda social hasta 2018.

“Entonces, es una preocupación el que al 2018 se pueda llegar al 60 por ciento de esa cartera que sea genuinamente a la actividad productiva y que ahora se llegó al 51 por ciento porque se han incorporado créditos al sector turismo, se ha incorporado cartera de vivienda de interés social de años anteriores, entre otros”, afirmó Villalobos.

Hasta septiembre de 2016, ocho bancos ya habían superado las metas anuales intermedias crediticias para el sector productivo y de vivienda de interés social. La meta fijada para 2016 para los bancos múltiples era de 48,5 por ciento y para la banca Pyme era de 41,5 por ciento. En ese sentido los bancos que superaron la meta en esa fecha fueron: Los bancos de Crédito (49,40 por ciento), Económico (52,98 por ciento), FIE (44,71 por ciento), BISA (54,83 por ciento), Prodem (43,85 por ciento) y Unión (59,23 por ciento)

De acuerdo con Villalobos, a la fecha, se fue frenando el número de prestatarios, lo que generó que la banca empiece a incrementar el crédito promedio para cumplir con las metas establecidas por ley.

“En 2010, la banca tenía a 750 mil prestatarios; 2011, 850 mil; 2012, 1 millón; 2013, 1.154.000; 2014 eran 1.181.000 prestatarios; 2015, alcanza a 1.190.000 y 2016 a 1.220.000. Lo que estamos observando con este comportamiento es que el crecimiento de prestatarios es cada vez marginal, menor”, indicó.

Acotó que para alcanzar las metas establecidas, los bancos empezaron a incrementar el crédito promedio que antes era de 8.000 dólares. “Ese crédito promedio ha venido subiendo a 9, 11,12 mil y hoy en día es de 15.000, casi se ha duplicado el crédito promedio”, afirmó.

Explicó que esa situación “tiene un efecto en el tema de inclusión financiera porque cada vez el crédito promedio está creciendo más, entonces de ahí que en la perspectiva de los próximos años la expansión del crédito al sector productivo, en particular, cada vez se hace más dificultosa porque el número de prestatarios cada vez es más pequeño en su crecimiento”.

 

OTROS IMPUESTOS

Según Asoban, además del el Impuesto a la Utilidad de las Empresas (IUE) que sería el 25 por ciento Alícuota Adicional Al Impuesto a la Utilidad de las Empresas (AA-IUE) que es 22 por ciento, que suman 47 por ciento, los bancos pagan otros impuestos, como el IVA no compensado, que representa entre el 8 y 12 por ciento de carga adicional, superando el 50 por ciento en pago de impuestos.

De confirmarse el incremento de la tributación de la banca,  el Gobierno recibirá un monto de 75 millones de bolivianos.

En Portada