Pasar al contenido principal
Cindy Soliz Villegas

“Chaco”: Lo que la historia no cuenta sobre la guerra

La Guerra del Chaco que enfrentó a Bolivia y Paraguay en 1932 es retratada en varios trabajos audiovisuales desde diferentes perspectivas, pero “Chaco”, dirigida por Diego Mondaca, aborda “situaciones y metáforas” que son extraídas, en esencia, “de lo que no se dijo y de lo que no quedó en los registros de la historia oficial”.

“Chaco” tendrá su premier mundial en el Festival de Cine de Rotterdam, que tendrá lugar del 22 de enero al 2 de febrero próximos, donde además competirá junto a 15 largometrajes de debut de todo el mundo en la sección Bright Future (Futuro Brillante), que está dedicada a los nuevos talentos.

“Estamos muy contentos por esto, es uno de los festivales más importantes del mundo y donde se valora fundamentalmente el punto de vista creativo de las películas y su aporte al cine”, dijo Mondaca.

“Creemos que es también un gran paso para el cine boliviano, llegar a estas instancias refuerza aún más a todo el cine, que se ha estado generando últimamente en nuestro país, con riesgo y propuesta”, añadió.

Según el festival, en esta sección “se presentan a cineastas jóvenes y prometedores que enriquecen el cine contemporáneo con un trabajo innovador, original y atrevido”.

 

La esencia de “Chaco”

La cinta, que ahonda en el abandono psicológico y físico de los soldados bolivianos que lucharon en la guerra, “muestra esos tiempos muertos y las constantes divagaciones del grupo de soldados y su comandancia en medio de un bosque que les es muy agresivo y desconocido”.

“Es un poco de la brutalidad pasiva del ser humano, que se va adentrando en la naturaleza del bosque del Chaco y que finalmente es devorado por ella sin mucho esfuerzo. Un grupo de soldados y oficiales que se deja engullir, unos por sus ambiciones y otros por sus pasividades”.

Con “Chaco”, Mondaca explora esos murmullos que quedan de la guerra y que se van transmitiendo a retazos de generación en generación. “Éste es el material base, y volátil a la vez, con el cual elaboro la trama de la película. Quiero narrar el horror, la incertidumbre y el extravío, el cotidiano a la que fue expuesto el soldado boliviano que no figura en listas ni honores, pero que entregaron sus vidas en las arenas del Chaco”.

El cineasta cita las palabras de la escritora boliviana Giovana Rivero, que manifiesta lo siguiente: “Quienes tuvimos abuelos que fueron combatientes en el conflicto nos conectaremos de un modo muy especial con esta historia.”

Mondaca indica que “Chaco” nace de ahí justamente, “de esas conexiones y esos retazos de memoria que conservamos en la intimidad de la familia. De nuestros abuelos”.

 

 

 

 

En Portada