Pasar al contenido principal
Redacción Central

“Dolor y gloria” es la trama de la vida de su propio autor: Pedro Almodóvar

“Dolor y Gloria”, el último drama del manchego Pedro Almodóvar, que se estrenó el pasado jueves en lasa salas locales, funciona como un autorretrato. El filme está protagonizado por Antonio Banderas, ganador en el Festival de Cannes por este papel, y desnuda el alma y memoria del director para sentar las bases de una crónica emotiva y honesta.

La película narra una serie de reencuentros de Salvador Mallo, un director de cine en su ocaso. Algunos de ellos físicos, otros recordados: su infancia en los años 60, cuando emigró con sus padres a Paterna, un pueblo de Valencia en busca de prosperidad, el primer deseo, su primer amor adulto ya en el Madrid de los 80, el dolor de la ruptura de este amor cuando todavía estaba vivo y palpitante, la escritura como única terapia para olvidar lo inolvidable, el temprano descubrimiento del cine y el vacío, el inconmensurable vacío ante la imposibilidad de seguir rodando.

Trilogía

Sin haberlo pretendido, “Dolor y Gloria” es la tercera parte de una trilogía de creación espontánea que ha tardado 31 años en completarse. Las dos primeras partes son “La ley del deseo” y “La mala educación”. Las tres películas están protagonizadas por personajes masculinos que son directores de cine, y en las tres el deseo y la ficción cinematográfica son los pilares de la narración, pero la forma en que la ficción se entrevera con la realidad difiere en cada una de ellas.

La película revela, entre otros temas, dos historias de amor que han marcado al protagonista, dos historias determinadas por el tiempo y el azar y que se resuelven en la ficción.

Salvador

A lo largo del relato vemos al veterano director Salvador Mallo en tres épocas de su vida, su infancia en los años 60 del siglo pasado, su edad adulta en los 80 madrileños, Salvador es un personaje formado en la explosión madrileña de aquella década. También vemos a Salvador en la actualidad, aislado, depresivo, víctima de varias dolencias, apartado del mundo y del cine.

La historia tiene muchos indicios para catalogarse como autobiográfica: un encanecido director de cine, como Almodóvar, se reencuentra con la obra que lo hizo célebre en España. Además, mientras escribía el guion -ha dicho el propio cineasta- padecía dolores de espalda, como los de Salvador.

Música es clave en la narración de la historia

Alberto Iglesias ha compuesto la banda sonora. En esta ocasión divide su partitura en tres distintas sonoridades o ambientes.

La primera está relacionada con las vueltas al pasado del protagonista, la segunda sonoridad está relacionada con los momentos de dolor y aislamiento. Las frases musicales suspendidas cubren los silencios y conviven dentro de los diálogos más dramáticos, como parte de ellos. La tercera sonoridad envuelve las escenas de la madre mayor y el hijo, en Madrid. La música adopta la actitud de la madre ante la muerte, no es un preámbulo fúnebre sino natural y de alguna manera luminoso en su sencilla espiritualidad.

Estreno en Netflix

“Dolor y Gloria” se estrenará en la plataforma de streaming el próximo viernes 12 de julio.

 

“Dolor y Gloria” narra una serie de reencuentros en la vida de Salvador Mallo, un director de cine en su ocaso.

 

FICHA TÉCNICA

Dirección y guion: Pedro Almodóvar
País: España
Género: Drama
Fotografía: José Luis Alcaine
Música: Alberto Iglesias
Elenco: Antonio Banderas, Penélope Cruz, Leonardo Sbaraglia, Asier Etxeandia, Cecilia Roth, Raúl Arévalo, Nora Navas
Duración: 114 minutos
Calificación: Apta para mayores de 16 años.

En Portada