Pasar al contenido principal
Cindy Soliz Villegas

Documental “Ukamau y ké” se proyecta en dos espacios culturales

Murió violentamente en la cúspide de su carrera musical en 2009, el mismo día en que terminaba la grabación de su segundo disco. Tenía 27 años, se llamaba Abraham Bojórquez, más conocido como el Ukamau, un músico entregado a la revolución social.

Años después, su amigo, el rapero y director ecuatoriano Andrés Ramírez, regresó al país para develar las razones de su muerte y para buscarlo a través de la temporalidad circular andina.

En este viaje surreal, “Ukamau y Ké” (Así es y qué) vuelve a la vida mediante archivos, testimonios y visiones oníricas. Fue en 2017 cuando, a pesar de la falta de apoyo para su distribución, la productora junto a Color Fx presentaron el documental, en una sola función, en la radio y Casa de las Culturas Wayna Tambo en la ciudad de El Alto, La Paz con carácter gratuito.

El pasado mes de noviembre, arrancó el ciclo de proyecciones en el país. En este marco, llega el documental a Cochabamba para exhibirse hoy en LaLibre (Av. Humboldt 1135), con un costo de 10 bolivianos por entrada, y mañana en la biblioteca del Centro Cultural Simón I. Patiño (Av. Potosí 1450), con ingreso gratuito. Ambas proyecciones inician a las 19:00 con la presencia del director Andrés Ramírez, quien estará presto a dialogar con el público asistente al finalizar el documental.

“La verdad es que hemos hecho un esfuerzo como Wayna Tambo para traerlo (Andrés Ramírez) y hacer una gira por el país para que la película pueda de verdad circular. Es muy difícil, en la estructura actual del cine boliviano, colocar en salas una película de esta naturaleza, y eso realmente es una pena porque tampoco hay apoyo a nivel nacional para lograr eso. Por eso decidimos hacer esta gira por salas no convencionales, por espacios culturales, más alternativos y más de barrio” sostuvo Mario Rodríguez, coordinador de Wayna Tambo, fundación de la que formó parte Abraham Bojórquez.

“Nos hubiera gustado hacer más proyecciones, pero tenemos un tiempo limitado. Había que ver las condiciones, había que garantizar y había que estar en la mayor cantidad de ciudades posibles. Yo quiero agradecer profundamente a LaLibre y a Simón I. Patiño por el apoyo y hacer posible de que estemos en Cochabamba. Sólo son dos proyecciones y hay que aprovecharlas”, añadió.

“Ukamau y Ké”, que tardó cinco años y medio en realizarse, invita no a conocer a un individuo como simple sujeto, sino a un cantautor comprometido con la reivindicación de los pueblos indígenas originarios.

“Abraham reivindicó, a través de la música y la reflexión, su identidad aymara. Aportó, desde cada rincón a donde llevó su música, al destierro del racismo, la exclusión y las marcadas desigualdades y violencias que nos atraviesan a los pueblos latinoamericanos en lo social, cultural y económico”.

En Portada