Pasar al contenido principal
AGENCIAS

"Ant-Man y la Avispa" es Una película que se basa en el tamaño

Ya se sabe que a las películas de superhéroes hay que quererlas como son. No vale la pena pedirles justificación alguna. Los protagonistas pueden hacer las cosas más insólitas, no sólo en la trama, sino con sus poderes.

Ant-Man y la Avispa ofrece un par de cuestiones que la distinguen. No sólo que tiene en su mismísimo título a una protagonista femenina, también, tal vez más elocuente, que está más destinada a un público infantil que las otras. Y que tiene mucho humor.

¿Es comedia? Es comedia de acción, si se quiere.

Y volviendo a lo que se puede pedir o dejar de requerir a las películas de superhéroes, creer que un ser humano puede achicarse hasta el tamaño de una hormiga, y que un científico puede hacer que un edificio se achique y lo pueda llevar como un maletín. Hay que dejarse llevar, creer o reventar.

La trama de esta segunda película con Paul Rudd como el protagonista nos lleva a los últimos días de su arresto domiciliario. Pero pese a que prometió decir al FBI si tomaban contacto con Hank Pym o su hija Hope Van Dyne, él no lo hace, es más: los ayuda en la búsqueda de la madre de Hope que está, digamos, perdida en otra dimensión.

Lo dicho: Ant-Man y la Avispa es la película más infantil de las casi dos docenas de realizaciones de Marvel. Inclusive lo es más que la última de Spider-Man. El humor es bastante simple, y los personajes o algunos elementos pueden achicarse o agrandarse desmesuradamente. No hay mucho conflicto.

 

FICHA TÉCNICA

Género: acción/ comedia
País: Estados Unidos
Año: 2018
Duración: 118 minutos
Director: Peyton Reed
Reparto: Paul Rudd, Evangeline Lilly

En Portada