Pasar al contenido principal
EFE

Pedro Pascal el “refugiado” que triunfa en Hollywood

La de Pedro Pascal es la historia de éxito de un “refugiado”, y de cómo un golpe de suerte, como fue su papel de Oberyn Martell en “Game of Thrones”, puede cambiar por completo la vida de un actor, hasta el punto de liderar junto a Matt Damon una superproducción como “The Great Wall”. Pascal, un rostro popular en la televisión actual gracias a “Narcos”, no esconde su condición de refugiado, término con el que él mismo se describe en su perfil oficial de la red social Twitter.

Su familia, simpatizante del presidente Salvador Allende, tuvo que abandonar Chile durante la dictadura de Augusto Pinochet cuando él tenía apenas 9 meses.

“Nos ofrecieron asilo político en Dinamarca y poco después recibieron una oferta de trabajo en EEUU. Por esa razón, por esa oportunidad, me crié aquí. Ese es el poder de nuestra cultura. A este país viene gente de todo el mundo para ofrecer lo mejor que tiene”, dijo en una entrevista con Efe el actor chileno, que se estableció con los suyos en Orange County (California) a los 11 años.

El Pascal adolescente era ya un “fanático” del cine, y aunque el éxito le ha llegado en su madurez, a sus 41 años es capaz de revivir esas sensaciones de la infancia, cuando fantaseaba con ver su nombre y su rostro en el cartel de una gran producción de Hollywood.

“Salir de mi apartamento y ver un póster donde yo aparezco al lado de mi casa, es todo lo que uno puede pedir”, reconoció el artista, que debuta en las grandes ligas de la industria con “The Great Wall”, la historia de un equipo de élite con el objetivo de salvar a la humanidad de la amenaza de unos monstruos de leyenda.

En Portada