Pasar al contenido principal
EFE

Filme argentino triunfa en los Premios Goya

Madrid |

El debut en la dirección del actor Raúl Arévalo se llevó ayer el Goya a la mejor película por “Tarde para la ira”, aunque la más premiada de la edición fue “Un monstruo viene a verme”, de J.A. Bayona, en una noche que tuvo el toque argentino de “El ciudadano ilustre”, mejor película iberoamericana.

La 31 edición de los Goya del cine español no deparó muchas sorpresas y los galardones se los repartieron las dos grandes favoritas, el thriller “Tarde para la ira”, que se llevó cuatro, y la fantasía de “Un monstruo viene a verme”, que acabó con nueve de las 12 nominaciones con las que partía.

El filme de Bayona era el más nominado de la noche y se llevó casi todos los premios a los que optaba, incluido el de mejor director, pero le faltó la guinda del pastel, el Goya a mejor película, el premio gordo de la noche, que fue para el debutante Arévalo.

La seca mirada de Arévalo sobre la violencia y la marginalidad se alzó además con los Goyas al mejor actor de reparto, para Manolo Solo, y mejor guión original, para Arévalo y David Pulido.

Un “sueño cumplido”, afirmó Arévalo, que tardó ocho años en poder sacar adelante su película y que esta noche logró un hito solo alcanzado en otras tres ocasiones, que una primera película triunfe en la categoría principal.

Además, a su triunfo en los Goya se une el que “Tarde para la ira” haya sido la elegida de la Academia de cine español para los premios Ariel del cine mexicano.

Por su parte, la cinta de Bayona se alzó con los Goya a mejor director, fotografía, maquillaje y peluquería, dirección artística, dirección de producción, efectos especiales, música original, sonido y montaje con una película que fue la más taquillera del año pasado en España.

Aunque sin duda lo más destacado de la noche fue el doble premio para Emma Suárez, que se llevó los Goya a mejor actriz protagonista —por “Julieta”, de Pedro Almodóvar— y mejor actriz de reparto —por “La próxima piel”, de Isaki Lacuesta e Isa Campos—.

Un doblete que sólo había conseguido hasta ahora en la historia de los Goya la actriz Verónica Forqué en la edición de 1988.

Tanto Suárez como Roberto Álamo, que conquistó el Goya al mejor actor protagonista por su policía torrencial de “Que Dios nos perdone”, el thriller policíaco de Rodrigo Sorogoyen, resaltaron que sólo un 8 por ciento de actores puede vivir de su oficio.

En la parte internacional, la francesa “Elle” se llevó el premio a mejor película europea y los argentinos Gastón Duprat y Mariano Cohn el Goya a la mejor película iberoamericana por “El ciudadano ilustre”, estrenada en la Mostra de Venecia y que cerró  ayer un triunfal recorrido con el premio español.

Protagonizada por un brillante Oscar Martínez, cuenta la historia de un Premio Nobel de Literatura que regresa a su pueblo.

En Portada