Pasar al contenido principal
Redacción Central

Unas 12.000 mujeres en la “marea fucsia”

Más de 12.000 mujeres, de todas las edades –y también algunos hombres- corrieron ayer en la mañana a lo largo de tres kilómetros, en el centro de la ciudad, “por una vida feliz y libre de violencia” en un evento organizado por el movimiento femenino “Yo soy mi primer amor”.

La participación, festiva y entusiasta, de tantas personas sobrepasó las expectativas de las organizadoras que hace un par de semanas lanzaron la convocatoria e iniciaron las inscripciones para esta “marea fucsia”.

Adolescentes, madres jóvenes y menos jóvenes, universitarias, colegialas, niñas y profesionales de una amplia gama de edades se concentraron desde cerca de las 8 de la mañana en el extremo este de la avenida Heroínas, donde todas se tomaron de las manos, las elevaron y –siguiendo las indicaciones de Maricruz Ribera- meditaron sobre la importancia de satisfacerse a sí mismas antes de preocuparse de dar satisfacción a los otros, eliminar los sentimientos de envidia entre ellas y fomentar la solidaridad entre mujeres.

Y la “marea fucsia” comenzó su despliegue por esa céntrica avenida en dirección a la Plaza de las Banderas. Unas trotaban, otras caminaban, sin afán alguno de competir, sino de participar de un encuentro excepcional.

“A veces la mujer se siente muy sola, en muchas formas, y sentir que perteneces a algo tan especial, como muchas mujeres juntas empoderando su autoestima, a veces ayuda. Mujeres que quizás no les gusta mirarse al espejo o que nunca se han dicho que se aman mirándose a los ojos, ahora ven que hay otras mujeres que sí lo hacen y se atreverán a hacerlo y de cosas así uno empieza a empoderarse.

Mi motivación para participar ha sido tratar de llaman a más mujeres a sentir amor propio, sentirse parte de algo que es más grande que las dificultades. Muchas veces las mujeres sienten que lo que es más grande es la violencia. Pero hay más que se aman aunque no son tan visibles”, afirmó Lorena, una joven periodista.

Ella cree que una de las razones para que la “marea fucsia” haya tenido esa magnitud inesperada ha sido “eso de ‘Yo soy mi primer amor’, porque a las mujeres nos meten en la cabeza la idea del primer amor, del primer beso y todo eso. Y nadie nos dice que antes de amar a otra persona tenemos que amarnos a nosotras primero. Creo que muchas mujeres olvidamos que primero hay que amarse a sí mismas. La carrera ha servido para recordar eso. Muchas mamás estaban con sus hijas, y antes de comenzar la carrera las mamás les decían a las niñas: ‘tú eres tu primer amor’ y eso es algo que a mí nunca me dijeron y quizás me hubiera servido de mucho”.

En Portada