Pasar al contenido principal
Gabriel Caero Rodríguez

FÚTBOL El deporte rey se expande y los municipios ganan protagonismo

El fútbol, deporte rey en el mundo, sigue ganando más popularidad entre los aficionados, copando cada vez más espacios y traspasando fronteras. En Bolivia, el fútbol ha dejado de centralizarse en las ciudades capitales, dando lugar a una gran expansión hacia municipios y ciudades intermedias que ganan notoriedad.

Pese a que la presencia de estos clubes creció, aún su participación sigue siendo bajo en relación a ciudades capitales.

“Estamos haciendo una campaña para democratizar nuestro fútbol en todos los rincones de nuestro país. Creemos que es una de nuestras falencias, porque está centralizado en las ciudades capitales”, indicó Fernando Costa, titular de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF). 

Para muestra basta un botón. En la actual División Profesional, dos clubes de ciudades intermedias juegan en la élite: Guabirá de Montero y Vinto Palmaflor de Quillacollo. 

Diferente es el caso de Real Tomayapo,  que pese a ser fundado por residentes del cantón Tomayapo, municipio El Puente, provincia Eustaquio Méndez, nació en la capital de departamento de Tarija. 

Antes de la fundación de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano (LFPB), en el balompié nacional participaron clubes de al menos 14 ciudades y municipios, según una investigación del historiador Carlos Mesa Gisbert. Desde 1977 a la fecha, solo cuatro ciudades (Quillacollo, Warnes, Montero y Yacuiba) dijeron presente.

Hoy la expansión del fútbol en el país, en gran medida gracias a la difusión de medios de comunicación y redes sociales, permite un mayor acercamiento y presencia de estas poblaciones.

El fútbol en los nueve departamentos tiene una gran presencia en cuanto a jugadores, pero faltan más espacios o instituciones que permitan forjar valores.

“De cada 10 jugadores de la División Profesional, nueve son de provincia. Tenemos que fortalecer al fútbol en la formación de escuelas para impulsar valores”, agregó Costa. 

Fútbol en 2021 

En el inicio de la Copa Simón Bolívar 2021 están presentes los nueve departamentos, pero principalmente participan ocho campeones provinciales (excepto Pando). 

Hasta 2019, el torneo de ascenso no contaba más que con la presencia del campeón del Torneo Interprovincial de Clubes Campeones, pero en 2020 se incrementó el cupo de participantes. 

No obstante, hay muchos equipos de estas poblaciones que también participan, pero clasificados desde sus respectivas asociaciones. 

La relación de participación este 2021 es de 14 entre 35 participantes, que equivale a  un 40% . 

A nivel de cada asociación departamental, los números varían. En la Asociación de Fútbol Cochabamba (AFC),  13 clubes de municipios o ciudades intermedias tienen presencia en sus cinco principales categorías (Primera “A”, “B”, Primera, Segunda y Tercera de Ascenso). 

La relación de presencia es de 13 sobre  54 (24,07% del total). La participación fuera de las ciudades capitales sigue siendo aún baja, pero va en ascenso.

 

VINTO PALMAFLOR Y UN ASCENSO METEÓRICO

En solo dos años, el club Mcepal Vinto Palmaflor logró lo impensado para muchos: ascender desde la tercera categoría hasta la División Profesional. 

Ganador del torneo de la Primera “B” 2018, el exclub Municipal Vinto llegó a la Primera “A” en 2019 como representante de Quillacollo, tras haber sido adquirido por los propietarios del club Atlético Palmaflor. 

En 2019 logró el segundo lugar del torneo de la Primera “A” y accedió a la Copa Simón Bolívar,  que ganó de punta a canto: 15 victorias y una derrota en 16 cotejos disputados. 

En la máxima categoría del fútbol nacional, las Fieras de Palmaflor dieron un salto de calidad al clasificar, en su primer año como elenco profesional, a la Copa Sudamericana 2021. 

Protagonista y llevando adelante la representación de Quillacollo y el valle bajo, Vinto Palmaflor sueña con volver a un torneo internacional en 2022, mejor si es Copa Libertadores.

En Portada