Pasar al contenido principal
Gabriel Caero Rodríguez

Ascenso División Aficionados: la Covid-19 y el duro golpe a la sobrevivencia

Desde el pasado 15 de marzo, el Estado boliviano ingresó a una cuarentena rígida para contener a la pandemia de la Covid-19. Hoy, más de siete meses después y con el fútbol paralizado, los saldos son bastante negativos, principalmente para todas las categorías del fútbol aficionado.

En la actualidad, el fútbol de la División Aficionados sobrevive como puede, gracias a los apoyos económicos de Conmebol y FIFA, pero aun así con saldos muy negativos por la falta de competencia.

“Es muy difícil, lamentablemente, nos afectó absolutamente a todos. La Federación (Boliviana de Fútbol) no tenía previsto esto. Sin embargo, el deseo es llevar adelante la Copa Simón Bolívar, como es el deseo de la División Aficionados”, sostuvo Rolando Aramayo, director de la FBF.

Según recordó Aramayo, se destinaron 140 mil dólares del programa Evolución para apoyar económicamente a las nueve asociaciones departamentales, siendo que cada una recibió 15.555 dólares libres de uso.

Esos montos fueron destinados por las asociaciones para honrar planillas de sueldos, pagos de deudas y otro tipo de gastos necesarios.

Pero, a pesar de esa gran ayuda, las cuentas y deudas aún suman y crecen en estas instituciones que aglutinan el mayor porcentaje de clubes del balompié nacional.

Muchas asociaciones destinaron ese dinero para honrar las mencionadas deudas, pero otras incluso destinaron parte de ese monto para colaborar a todos sus clubes.

Ése es el caso de la Asociación de Fútbol Cochabamba (AFC), que más allá de otorgar mil bolivianos a todos los equipos que forman parte de esta entidad, entregó un balón por cada categoría que tienen los beneficiarios.

Sin campeonatos, sin torneo ni actividad, es poco probable que generen ingresos.

“Las asociaciones son recaudadoras, viven de recaudar, pero principalmente en el periodo de inscripciones que generalmente no generan casi nada, pero sí en habilitaciones hay una recaudación interesante y en traspaso de jugadores de asociación. Eso mueve un dinero en la asociación”, sostuvo Víctor Vargas, presidente de la AFC.

La situación incluso ha llevado a muchas asociaciones a replantear su situación, además que la falta de actividad derivó en un perjuicio al tener la temporada 2020 cancelada y en duda la de 2021.

La incertidumbre ronda por las asociaciones, pero principalmente entre los clubes que no están en actividad deportiva, afectando también a los futbolistas que no vieron actividad en este año.

Si ya en 2019 hubo perjuicios por los conflictos sociales, ahora la pandemia agudizó más la crisis al interior del fútbol aficionado.

Si bien la realidad en todas las asociaciones es distinta, el común denominador son la crisis que la pandemia y el olvido de años anteriores dejaron.

“Es el peor año”, así calificó a este 2020 el presidente de la Asociación de Fútbol de Potosí (AFP), Edwin Callapino, quien indicó que su entidad no tuvo ingresos de ninguna naturaleza, excepto por el monto de apoyo internacional y algún otro.

“Éste es el peor de todos los años que hemos tenido. En el tema económico, estamos mal, demasiado mal, y, como siempre, el tema de infraestructura es un dolor de cabeza. Haciendo un recuento, muy pocas asociaciones cuentan con una, por ello, la mayor parte del dinero se va en alquilar campos deportivos y arbitrajes”, aseguró Calllapino.

Si bien la AFP cuenta con el remodelado estadio de la calle Sucre, Callapino indicó que su mantenimiento también eroga gastos, mucho más porque a la fecha no hay ingresos por el alquiler de este recinto.

Real Potosí logró utilizar este estadio, pero aun así los gastos son muchos y los ingresos no equilibran la situación.

Junto a ello, el dirigente de la AFP informó que su asociación es una de las que menos ingresos tiene en todo el país. Por ello, apuntan a una reingeniería que permita cambiar todo y le de un nuevo aire institucional.

Para muestra basta un botón. El fútbol aficionado en Bolivia se debate en un estado crítico desde hace muchos años. Muchos culpan a la fundación de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano (LFPB) en 1977, pero los conflictos van más allá de una situación como ésta.

Con los nuevos estatutos, cada asociación debe adecuarse a la carta magna de la FBF actualizada.

 

Dinero destinado de Evolución Conmebol

En mayo pasado, Conmebol dispuso que el saldo del programa (1.109.871) sea de libre uso para la FBF.

Clubes reciben más que las asociaciones

Del total, cada club profesional recibió 50 mil dólares, cada asociación percibió $us 15.555 dólares y la FBF se quedó con $us 269.871.

FBF recibe otro aporte de Forward FIFA

Tras el aprte de Conmebol, FIFA apoyó a los clubes profesionales con $us 500 mil ($us 35.714 cada uno).

 

Asociaciones sin ingresos del borderó

Por los partidos de los clubes en la División Profesional, cada asociación departamental, matriz de los elencos de Primera División, recibe un porcentaje que ayuda a su desarrollo económico.

Del borderó se descuenta un porcentaje, que no se percibe desde marzo, cuando la pandemia del coronavirus detuvo el desarrollo del campeonato Apertura.

Aun ante una eventual reanudación del campeonato profesional, las asociaciones tendrán que esperar por la posibilidad de que reciban algún monto, lo cual parece lejano al jugarse a puertas cerradas.

 



Apoyo para clubes que van a la Simón Bolívar

Gabriel Caero Rodríguez

La División Aficionados, contra viento y marea, decidió aprobar el desarrollo de la Copa Simón Bolívar 2020 con la presencia de 37 clubes incluyendo a Destroyers, evento que iniciará este próximo 7 de noviembre en todo el país.

Con cinco bajas, el certamen de ascenso se prepara con todo, incluyendo los protocolos de bioseguridad.

En todas sus fases, la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) aportará con pruebas rápidas para todos los elencos involucrados, desde el inicio hasta el fin del torneo.

“La FBF ha visto la forma de contribuir con las pruebas de principio a fin (del evento), además de contribuir un monto a todos los clubes, que no podrá solventar todo pero ayudará en parte a su participación”, aseguró Rolando Aramayo, director de la División Aficionados.

Sobre el apoyo económico a los clubes, la FBF otorgará a cada club la siguiente escala de montos por fase: mil dólares para la primera fase,   mil para la segunda y 2 mil dólares desde la tercera hasta la final (sexta). En suma, los finalistas podrán aspirar a recibir 10 mil dólares como apoyo económico global. 

Mientras, las asociaciones colaborarán con una contraparte de 4 mil dólares para prever insumos y desinfecciones en los campos deportivos.

En otros casos, los clubes tendrán campos de juego para entrenamientos liberados de pago, según lo que cada asociación determinó para el apoyo a los clubes que tampoco percibirán ingresos. Los clubes deberán pagarse sus propios protocolos de bioseguridad. Con los apoyos mencionados, los costos de éstos bajaron hasta 8 mil dólares.

En Portada