Pasar al contenido principal
Gabriel Caero Rodríguez

Futbolistas colombianos serán repatriados hasta finales del mes

A seis días de haber sido internados por  dar  positivo en el examen de Covid-19, los futbolistas colombianos que llegaron en febrero al país  engañados por un supuesto representante, ayer recibieron una luz de esperanza: es probable que para la siguiente semana puedan ser repatriados, luego del contacto de la embajada de su país en Bolivia.

Además, su cuadro médico ha mejorado notoriamente, pero deben esperar para este jueves por una nueva prueba para ver si podrán ser dados de alta en el hospital del Sur próximamente.

“La noticia se volvió muy viral,  la gente despertó y gracias a Dios entramos en contacto con el embajador.  Tenemos entendido que entre el 25 y 29 (de mayo) habrá un vuelo de repatriación”, comentó Steven Velandia, uno de los nueve jugadores de fútbol que está en Cochabamba.

El contacto estuvo a cargo de la embajada colombiana en La Paz y que está a la cabeza de Aníbal  Ariza.

El pasado 27 de abril, Los Tiempos develó la situación de los nueve futbolistas, que a mediados de febrero  llegaron por la promesa de E.O., quien pese a dejar el club Bata de Quillacollo siguió haciendo uso de la imagen institucional para  generar falsas ilusiones en jóvenes futbolistas de su país.

Tras verse engañados y sin poder siquiera ir a probarse en el cuadro de Bata (como prometía la carta firmada por el propio E. O. en la que se hizo pasar como  titular de este club), los jugadores no pudieron regresar a su país por el factor económico y por la cuarentena sanitaria.

El mencionado súbdito colombiano ya posee antecedentes de este tipo de casos en su país, aquel que fue develado en el documental “Sueños desinflados” de la red Caracol. En esa oportunidad, E. O. fue acusado de engañar a un grupo de jugadores con la promesa de ir a River Plate.

En Bolivia, este es el segundo caso que se registró y, según una denuncia posterior, presuntamente hay un tercer grupo de jugadores que se quedó en Santa Cruz por la cuarentena.

E. O. actualmente se halla detenido en la cárcel de Quillacollo, pero por un  tema de deudas. La dirigencia actual de Bata iniciará acciones legales por el uso indebido de su imagen.

Ahora, los jugadores esperan pacientemente regresar a su país. Cuentan las horas que faltan para  su retorno y abrazar a sus familias.

Desde febrero que llegaron y hasta el pasado miércoles, los jóvenes futbolistas durmieron en condiciones precarias y “a su suerte” en una casa que E. O. arrendó en la zona sur. Dormían en colchones de paja, con algunas frazadas y un tanto hacinados en dos habitaciones.

El dueño de casa donde se hospedaban dio positivo a Covid-19 y ocho de ellos se contagiaron.

 

Los nueve futbolistas llegaron con engaños a mediados de febrero. Ocho de ellos dieron positivo a Covid-19.

 

CASO CONMUEVE Y BUSCAN APOYAR

La atención del caso ha generado un sinfín de muestras de apoyo a los futbolistas que fueron traídos con engaños hasta Bolivia y a los cuales les cobraron hasta 800 dólares con la promesa de fichar por el cuadro fabril.

Además del respaldo de la dirigencia de Bata (actual) y de su embajada, el Ministerio de Deportes de Bolivia ya tomó conocimiento del caso, aunque todavía no se pronunció al respecto. En pasadas semanas, la Asociación de Fútbol Cochabamba (AFC) le dijo a Los Tiempos que brindará todo su respaldo al actual directorio de Bata sobre este caso.

Además del delito de estafa, los autores del hecho pueden ser procesados por falsedad material y uso indebido de imagen.

En Portada