Pasar al contenido principal
Betty Rojas Rodríguez

Clásico nacional al rojo vivo

Wilstermann y The Strongest jugarán mañana (17:15) uno de los partidos más importantes en sus pretensiones de clasificación a la Copa Libertadores como Bolivia 2.

Son los equipos mejor perfilados para lograr el segundo premio internacional que entregará tres millones de dólares.  Bolívar, que ya es campeón del Apertura y tiene asegurado el cupo a la Libertadores como Bolivia 1, no busca el premio internacional, sino el honor de ser bicampeón.

Con 15 puntos aún en juego, el cotejo de mañana se convierte en vital, porque es un encuentro entre rivales directos.

Después de 21 fechas Wilstermann es líder del torneo y de momento se convierte en el único equipo que depende de sí mismo para lograr no sólo la clasificación, sino el título del Clausura.

El aviador es líder con 47 puntos, seguido del Bolívar (46) y The Strongest (44).

Si Wilstermann gana mañana el clásico nacional, logrará que la diferencia con The Strongest sea de seis puntos, y con ello tener un mayor margen de error.

En caso de que el Tigre se quede con la victoria la situación se complicará para los aviadores, porque en ese caso The Strongest logrará igualar al Rojo en la tabla con 47 puntos. Y si Bolívar vence a Aurora, ocuparían el segundo lugar.

Si este es el caso, Wilstermann y The Strongest estarán casi en las mismas condiciones en la lucha para lograr ser Bolivia 2, ya que a ambos les quedará dos partidos de local y dos de visitante; aunque el Tigre tendrá un rival más complicado que el Rojo en la fecha 23.

The Strongest en la jornada 23 se enfrentará a Bolívar en el clásico paceño; mientras que Wilstermann visitará a Nacional Potosí.

Los últimos números de los encuentros entre aviadores y atigrados no son favorables para el cuadro cochabambino, ya que este año no pudo ganar ninguno de los tres partidos disputados. En el Apertura perdió en casa por 0-1 y en el Hernando Siles por 2-1. En el campeonato Clausura el aviador cayó por 2-0 en la primera rueda en La Paz.

Pero las estadísticas no juegan y mañana se escribirá otra historia en el escenario de la zona de Cala Cala.

 

En Portada