Pasar al contenido principal
Betty Rojas Rodríguez

El fallo del TSDD por la apelación de Wilster deja el torneo en vilo

Con nueve puntos aún por disputarse en el Torneo Apertura, tres unidades podrían hacer la diferencia entre ser campeón o no, tomando en  cuenta que la diferencia entre el líder Bolívar y su más inmediato perseguidor, Nacional Potosí, es sólo de cuatro.

Precisamente es Bolívar el que podría perder tres puntos  por la impugnación que hizo Wilstermann por la supuesta mala habilitación del jugador Thomaz Santos.

Esta impugnación tuvo un fallo en contra del Tribunal de Justicia Deportiva (TJD) que la declaró improbada; sin embargo, Wilstermann apeló esta resolución al Tribunal Superior de Disciplina Deportiva (TSDD) y aún se espera el veredicto final.

El director jurídico de Wilstermann, Cayo Salinas, recalcó que se solicitará al TSDD que pueda emitir el fallo antes del 22 de mayo, para así tener el panorama claro antes de que finalice el torneo.

Sin embargo, por los plazos que se requieren para convocar a la reunión del TSDD y luego de volver a definir fechas para las audiencias de ambas partes, será casi imposible que la resolución sea emitida antes del 22 de mayo.

“Tengo que comunicarles que no vamos a poder resolver este problema antes de la finalización  del campeonato”, ya había anunciado el viernes Marcos Goytia, presidente del TSDD, quien se excusó para ser parte de este proceso.

El problema de no conocer la resolución antes, es que el club Bolívar podría coronarse campeón del Apertura con una diferencia inferior a los tres puntos sobre el segundo, y en caso que el fallo sea en contra, podría perder el título por esta impugnación, después que haya finalizado el campeonato.

Bolívar debe ganar a Oriente Petrolero en Santa Cruz, a The Strongest en el clásico paceño y a Sport Boys en Warnes para coronarse campeón y festejar sin preocuparse por la resolución final del TSDD, porque incluso si le quitaran los tres puntos no afectaría a su consagración nacional.

 

DOS BAJAS Y DOS DUDAS PARA MAÑANA

Mañana (20:30) Wilstermann enfrentará a San José en el estadio Félix Capriles por la vigésima cuarta fecha del torneo Apertura.

Para este cotejo Wilstermann tendrá las bajas confirmadas del volante argentino Cristian “Pochi” Chávez y el lateral derecho Omar Morales. Ambos se recuperan de contracturas en el muslo derecho. Cabe recordar que el delantero Lucas Gaúcho se despidió del torneo hace semanas por una operación en la rodilla.

Las dudas para mañana son la del delantero Ricardo Pedriel que se recupera de una tendinitis en la rodilla derecha, y el volante Ariel Núñez, que se sobrepone de una pequeña distensión de ligamentos en la rodilla derecha. Los dos futbolistas fueron evaluados por el cuerpo médico y hoy se definirá si podrán ser tomados en cuenta para el cotejo ante San José.

Fueron por estas molestias musculares que ninguno de los dos fue parte del equipo que venció a  Destroyers el domingo pasado.

 

MARCELO CARBALLO VUELVE AL CLUB WILSTERMANN

REDACCIÓN CENTRAL

Marcelo Carballo volverá al club Wilstermann, esta vez como el gerente técnico de las divisiones menores de la institución aviadora.

De acuerdo al presidente del aviador, Gróver Vargas, Carballo presentó “un proyecto muy bueno y agresivo, que nos parece que será muy importante para Wilstermann”.

La idea de la institución roja es fortalecer las categorías menores para consolidar el semillero de la institución.

Con este mismo objetivo en la mira, Vargas también anunció que en los próximos días firmará un convenio con la idea de empezar a soñar  que Wilstermann tenga dos equipos profesionales.

Aunque Vargas no lo dijo, se conoce que se trata de oficializar la fusión que ya se tiene con el club Arauco Prado, equipo que promocionará a los jugadores que se formen en el club aviador.

En Portada