Pasar al contenido principal
Betty Rojas Rodríguez

Un aniversario 69 con mucho que festejar en Wilstermann

El 24 de noviembre de 1949, trabajadores del Lloyd Aéreo Boliviano (LAB) fundaron el club Jorge Wilstermann. Desde aquel día, pasaron 69 años de pura historia.

Esta rica historia está colmada de muchas conquistas, pero también de algunos hechos que marcaron época en el fútbol boliviano, como el de erigirse como el primer equipo boliviano en jugar una semifinal de la Copa Libertadores en 1981, además de participar el otras 18 ediciones del torneo continental. El año pasado llegaron hasta los cuartos de final, donde fueron eliminados ante River Plate. Además, compitió cuatro veces en la Copa Sudamericana.

En el torneo nacional tiene 14 títulos en su haber, el último fue este año en el Apertura, asegurando la clasificación a la que será su vigésima participación en la Copa Libertadores 2019.

Uno de los fundadores del club aviador, Óscar Gantier, durante la condecoración que el club le hizo, aseguró que la actualidad del equipo es “como un sueño hecho realidad, es una gran satisfacción vivir esta experiencia”.

Wilstermann, más allá de estar atravesando una de sus mejores épocas a nivel deportivo, también lo hace a nivel institucional, porque este martes comenzarán las obras de su nuevo edificio, y en un corto plazo esperan contar con su propio complejo.

“Trabajaremos para que este club siga creciendo, no sólo en lo deportivo, sino también institucional. Queremos tener nuestra casa propia, un centro de formación de jugadores que aporten a la selección”, dijo Gróver Vargas, actual presidente del club aviador.

 

DESTACAN LABOR DE EXDIRIGENTES

Eduardo Lezana, expresidente del club Wilstermann, recordó que hace años se debía “meter la mano al bolsillo, porque no había plata de fuera. Muchos hemos arriesgado nuestros bienes, pero lo hicimos con mucho cariño, hemos logrado hacer uno de los equipos más grandes del país”.

Lezana destacó el trabajo de la actual dirigencia, pero también de los expresidentes, por su sacrificio y amor por la casaca.

En Portada