Pasar al contenido principal
José A. Gandarillas J.

Camacho lideró a los “Tres Mosqueteros” en Municipal

Wilfredo Camacho lideró a los “Tres Mosqueteros” vallunos, integrado además por Jorge Montes y Raimundo Zenteno, en Municipal de La Paz, conformando un mediocampo de lujo en los ediles. El trío se sumó al cuadro paceño procendente del club Bata de Quillacollo.

Camacho jugó en la selección nacional en varias ocasiones, siendo el capitán del equipo Verde que logró la corona sudamericana en 1963, también integró los planteles de Ferrocarril Oeste de Argentina y Once Caldas de Colombia.

El #1 dialogó con Wilfredo Camacho para conocer su larga trayectoria en el fútbol nacional e internacional.

—¿Cuando comenzó a jugar el fútbol?

—En 1954, cuando fui a prestar mi servicio militar en la Región Militar #6 de Riberalta, formé un equipo junto a dos compañeros Castillo y Mérida, con los que jugué en Cochabamba y logramos el título.

—¿Qué recuerdos tiene de los inicios de su carrera futbolística?

—Recuerdo con mucha nostalgia mis primeros años en el fútbol, ya que comencé jugando en el equipo del colegio Colsec de mi tierra natal en el que estudiaba, también formé parte del plantel del colegio Junín en los torneos intercolegiales, demostrando mi gran dominio de balón, entrega en la cancha y amor a la camiseta.

Por mi buen nivel de fútbol, me llamaron a conformar la selección “B” de Cochabamba, que enfrentó a Municipal de La Paz y Rampla Juniors de Uruguay. Los dirigentes del plantel edil, al verme jugar en 1955, decidieron incorporarme a su plantel juntamente con Jorge Montes y Raimundo Zenteno, que conformábamos el mediocampo del club Bata de Quillacollo, aunque no logré jugar ni un partido con el equipo quillacolleño.

Con Municipal jugué hasta 1961, y mis compañeros, además de Montes y Zenteno, fueron Alberto Viscarra, los hermanos Julio y Alberto Torrez, entre otros. Mi mayor satisfacción fue jugar frente al Santos de Pelé por la Copa Libertadores de América; después me fui a jugar en Ferrocarril Oeste de Argentina hasta diciembre de 1962. Esa época integraban el equipo argentino figuras como el arquero Roque Marrapodi, Antonio Garabal y Miguel Tojo, que integraron la selección albiceleste. Cuando terminó el torneo argentino, en diciembre de 1962, retorné a Bolivia y, luego de un breve descanso, en enero de 1963 me incorporé a la selección nacional que se preparaba para la Copa América de ese año.

Después de la Copa América, me fui a Colombia para incorporarme al Once Caldas, de Manizales, cuando retornaba a La Paz, Víctor Agustín Ugarte, luego de jugar en ese equipo. Algunos de mis compañeros en ese plantel fueron “Chalo” González, Orlando Marín.

—¿Cuándo volvió a Bolivia?

—En 1965, para reincorporarme a Municipal. Con el equipo edil debía jugar la Copa Libertadores de América, pero no pude cumplir mi objetivo por problemas de mi pase internacional.

Después de jugar y dirigir varias temporadas en el equipo de Municipal, decidí dejar el fútbol en 1970, luego de conseguir muchos lauros con la casaca guinda.

Pero después continué mi carrera como entrenador, ya que no podía dejar las canchas y me hice cargo del plantel de Bolívar de La Paz, con el que logramos el cetro liguero en 1983, cuando contaba con un buen plantel, con figuras como Zurita, Eduardo Angulo, Francisco Bonilla, Alcides Merlo, Carlos Urizar, Ramiro Vargas, Carlos Borja, Eduardo Quiroga, Raúl Horacio Baldessari, Juan César Silva, Fernando Salinas, entre otros. Posteriormente entrené a The Strongest, 31 de Octubre, Always Ready y Chaco Petrolero de La Paz, Bata de Cochabamba, Universitario y Magisterio de Sucre, para terminar mi carrera como entrenador, después de lograr muchos lauros.

También dirigí a la selección juvenil paceña, consiguiendo dos títulos nacionales y un subcampeonato.

—¿Qué distinciones ha recibido?

—La condecoración con el “Cóndor de los Andes” en el grado de Caballero que nos entregó el presidente Evo Morales, cuando se cumplieron los 50 años del título sudamericano en 1963, fue en marzo de 2013 en el Hotel Cochabamba.

Además de haber recibido varias distinciones de las prefecturas de varias ciudades del país, otras medallas por los títulos logrados con varios equipos y la de haber sido declarado últimamente como “Hijo Predilecto” por las autoridades de Quillacollo.

—¿Qué otros deportes ha practicado?

—Fui campeón departamental de Cochabamba en Pelota a frontón, además practique el tenis.

 

HOJA DE VIDA

Wilfredo Camacho Ávila

Fecha de nacimiento: 21 de junio de 1935

Lugar: Quillacollo, Cochabamba

Padres: Hermógenes e Irene

Esposa: Silvia Barrientos

Hijos: Ever Enrique, Claudia, Ruth, Magaly, Julio César y Sara Irene.

Deportes: Fútbol, pelota a frontón y tenis

Campeón de la Copa América 1963

Camacho se integró al equipo Verde que dirigía el exdestacado futbolista brasileño Danilo Alvin y se concentró en el Colegio Militar de Ejercito en Irpavi, La Paz.

Tuve la satisfacción de que lo nombraran capitán de la selección nacional y no defraudó, ya que, junto al resto del plantel, le dieron la única satisfacción al país al lograr el título continental en calidad de invictos, luego de ganarle en el último partido a Brasil por 5-4, en el estadio Félix Capriles de Cochabamba, luego dieron la vuelta olímpica, dando lugar después a una fiesta en todo el país.

“Lo que más añoro de este torneo es el gol que le hice al arquero argentino Andrada con un frentazo, luego de recibir un centro de Castillo, tras cobrar un córner, para darle el triunfo a Bolivia por 3-2, dando un paso importante hacia la corona. Ese gol lo convertí inmediatamente después que Max Ramírez falló un tiro penal”, dijo Camacho.

El exfutbolista comentó que los integrantes de la selección de 1963 no fueron al sudamericano de Uruguay en 1967, ya que cambiaron todo el plantel.

La selección tenía en 1963 una buena camada de jugadores, como el “Maestro” Víctor Agustín Ugarte, Wilfredo Camacho, Max Ramírez, Ausberto García, Máximo Alcócer, Renán López, Jesús Herbas, Eduardo Espinoza, Roberto Cainzo, Eulogio Vargas, Ramiro Blacutt, Arturo López, Mario Zabalaga, Isacc Álvarez, Antonio Aguirre, Hugo Palenque, Edgar Quinteros, Alberto Torrez, Osvaldo Villarroel, Carlos Cárdenas, Abdul Aramayo y Fortunato Castillo.

Cabe recordar que Camacho integró también la selección nacional que jugó la Copa Paz del Chaco frente a Paraguay en 1956.

En Portada

  • Seis iniciativas ante la CIDH y la OEA buscan frenar la reelección
    Desde octubre de 2017, legisladores, exdefensores y expresidentes presentaron en total seis iniciativas, entre peticiones y cartas, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), en busca de frenar la reelección...
  • Los mineros que se perfilan para la COB hablan de su cercanía con Evo
    Orlando Gutiérrez, secretario ejecutivo de la Federación de Mineros de Colquiri y Juan  Carlos Huarachi trabajador minero de Huanuni, como precandidatos a la Secretaría Ejecutiva de la Central Obrera Boliviana (COB), aseguraron que es vital mantener el carácter independiente del ente matriz de los...
  • Un boliviano es condenado a morir por traficar droga
    El pasado 4 de enero, Víctor Parada Vargas, el joven padre boliviano, fue condenado por la justicia de Malasia a morir en la horca por el delito de narcotráfico. Parada, oriundo de la comunidad de Minero, en el norte de Santa Cruz, fue sorprendido con 450 gramos de cocaína el año 2013 cuando viajó...
  • ¿Cómo llegar al estadio de Ivirgarzama para el clásico?
    Betty Rojas y Gabriel Caero El primer clásico cochabambino desde el retorno de Aurora la Liga se jugará mañana (15:00) en el estadio de Ivirgarzama, motivo por el que Los Tiempos le presenta una guía de cómo llegar desde Cochabamba hasta la sede del partido. Primero se debe explicar que la...
  • Seis propuestas para degustar comida china y japonesa
    “El amor que se le ponga a la elaboración, el manejo de la técnica y los ingredientes  de calidad son las tres premisas esenciales para tener éxito y recibir aplausos al preparar la comida”, señala la chef Daniela Montero, quien desde muy pequeña ya tenía inclinaciones por la gastronomía. La...