Pasar al contenido principal
Geraldine Corrales

CAR: un sueño postergado desde hace 17 años

El 10 de febrero de 2000, el expresidente de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA),  Joseph Blatter, junto a varios personeros del ente rector del fútbol mundial acompañaron a los dirigentes de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), hasta la zona de Buena Vista, en el municipio de Vinto, donde se realizó el colocado de la piedra fundamental para la construcción del Centro de Alto Rendimiento (CAR), infraestructura que sería destinada para el trabajo de las selecciones nacionales, en diferentes categorías.

Desde aquel día, han pasado 17 años, desde el momento que Blatter comprometió el apoyo y anunció que un año después la federación nacional contaría con infraestructura propia. Los días pasaron, los conflictos llegaron y hasta ahora, el CAR sigue paralizado y no puede ser concluido.

Varias son las razones que intervienen en la actualidad para que la continuidad del proyecto se vea amenazada.

Antecedentes

Una semana antes de la visita del extitular de la FIFA, personal de apoyo de la FBF procedió al inicio del trabajo. En esa jornada se procedió a remover tierra para el parqueo principal y el colocado de postes para el enmallado del terreno. Estas acciones fueron respaldadas por el Servicio Departamental de Caminos (SDC) quienes colaboraron en la construcción y mejoramiento de la entrada principal al CAR.

En aquella oportunidad, quien fuera tesorero de la FBF, Mauricio Méndez, explicó que el proyecto estaba siendo financiado por el Proyecto Gol. En la misma entrevista que concedió el dirigente federativo señaló que el inicio de las obras para el CAR,  en una zona con más de 2.500 metros sobre el nivel del mar, también respondía a las críticas que se generaron por la altura en la que debían jugar las selecciones sudamericanas cuando llegaban a Bolivia en etapas eliminatorias. El “veto a la altura” era uno de los temas que más preocupó en aquel momento.

Por lo mismo, el inicio protocolar que se hizo también servía como respaldo para que la práctica del fútbol no tuviera un veto, por la altura en la que se encuentran algunos departamentos del país.

Con este tema como prioridad, la llegada de Blatter también sirvió para que se realizara una inspección al lugar, pero también resultó ser el visto bueno para la construcción de un CAR, el cual sería considerado como uno de las infraestructuras piloto dentro el proyecto Gol (denominado en la actualidad como Forward).

El Centro de Alto Rendimiento en Vinto está emplazado en 11 hectáreas de terreno.

Entre 2000 y 2010, se generaron varias complicaciones de orden judicial. Sin embargo, ahora que los terrenos dependen de la jurisdicción municipal, aún se mantiene vigente el comodato (cesión de uso de suelos).

En este sentido, luego de sostener varias reuniones entre el expresidente de la FBF, Rolando López, y las autoridades municipales de Vinto, se pudo lograr allanar el camino para que se pueda terminar con la inversión respectiva, para poner en funcionamiento el CAR.

Se redactó una adenda al comodato y se dio vía libre para que en los próximos 20 años, la FBF administre el CAR. La Alcaldía comprometió la construcción de un puente, consiguió los recursos y la ejecución del mismo llega al 60 por ciento, según la alcaldesa, María Patricia Arce. Cinco meses después de haber firmado la adenda al comodato, aún se arrastran problemas, puesto que no se procedió al reinicio de las obras y existe un incumplimiento de las partes.

En este sentido, el presidente interino de la FBF, Marco Peredo, junto al Comité Ejecutivo,  priorizaron contar con terrenos en propiedad. Los mismos aseguraron que Vinto debería contemplarse bajo la misma idea, sin embargo, el municipio expresó que el comodato está vigente y solo se exige el cumplimiento del acuerdo.

Las complicaciones continúan y 17 años después de aquel día,  en el que parecía que un sueño se hacía realidad, el mismo continúa estancado, aún a la espera de una resolución final que pueda concluir con la inauguración del primer Centro de Alto Rendimiento en el país.

 

17 años han transcurrido del colocado de la piedra fundamental para la construcción del Centro de Alto Rendimiento (CAR) en la zona de Buena Vista, en Vinto. Al acto que se realizó el 10 de febrero de 2000 asistieron el expresidente de la FIFA, Joseph Blatter y el exfutbolista Michel Platini. ç

 

SUCESOS QUE LLEVARON A MÁS COMPLICACIONES

El asesor legal de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Víctor Hugo López, hizo un recuento de los sucesos que se dieron para que el Centro de Alto Rendimiento (CAR) aún esté estancado y no se concluya hasta ahora.

Las negociaciones para contar con un terreno en Vinto iniciaron en 1999, cuando Sergio Asbún era presidente de la FBF. Según López, aún es una incógnita cómo es que se eligen esos terrenos. Sin embargo, se aceptó la ubicación del mismo debido a que la zona era adecuada para la práctica del deporte, por la vegetación que está presente en las áreas circundantes.

“Se olvidaron de dos factores importantes: energía eléctrica y agua potable. Tuvimos que traer desde los terrenos de Simón I. Patiño, el sistema trifásico para tener energía en el lugar, porque para un CAR eso era lo que se necesitaba. Otro de los factores que quedó de lado fue el de los accesos, luego cuando ya se habían iniciado las obras y ahora se cuentan con accesos adecuados, pero en aquel entonces no habían los mismos”, sostuvo.

Según contó el jurista, los terrenos fueron entregados por la familia Cuadros Anaya, en calidad de donación. Los predios fueron entregados al municipio para que estos fueran cedidos a la FBF para que en el lugar se pueda emplazar el CAR.

Sin embargo, por la donación de terrenos, se solicitó que el resto de la extensión que estaba en propiedad de esa familia fuera destinada a huertos familiares y áreas agrícolas.

La solicitud no podía ser atendida porque, en primera instancia, dentro del tipo de titulación que se prevé en el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), los huertos familiares no están dentro de la categorización, por lo que no correspondía hacer el cambio.

Se vieron salidas legales que permitieran un arreglo adecuado de las titulaciones; según López, en varias oportunidades la FBF intentó acercarse al municipio de Vinto con la intención de que sea esta institución quien figure en los trámites para ser considerado el titular de esos terrenos. Sin embargo, no se mostró interés por parte de las autoridades ediles, por lo que se procedió a hacer los trámites junto a los comunarios.

En determinado momento, se determinó proceder a la creación de la Fundación CAR, ya que con anticipación se había logrado que el Consejo Departamental (actual Asamblea Departamental) acepte financiar la construcción de un coliseo multifuncional. No obstante, años después y cuando ya estaba edificada la estructura, la Contraloría General del Estado observó el financiamiento, por lo que se optó por una salida que no contemple sanciones para la entonces Prefectura.

“De buena fe nosotros decidimos aceptar conformar una Fundación, para que no hayan más problemas. Cuando se iniciaron los trámites para la titulación de los terrenos donde estaba el CAR, se hizo a nombre de la fundación que estaba conformada por la Prefectura, la FBF y el municipio de Vinto. La titulación salió y estaba a nombre de la Fundación, nunca estuvo a nombre de unos cuantos como quieren hacer creer. Después por algunos intereses, nuevamente se pusieron en observación los terrenos. Los predios volvieron a ser potestad del INRA, que observó la titulación y se determinó anular la titulación que habíamos logrado, por lo que nuevamente los terrenos pasaron a Vinto”, explicó.

Luego de todas las complicaciones que se presentaron, la FBF aún tenía el comodato en vigencia, por lo que de acuerdo al análisis del asesor legal, no habían inconvenientes para la continuidad del mismo. Pese a todo, López confía en que, actualmente, se pueda hallar una salida para completar la viabilidad del proyecto que ayudará a fomentar el deporte.

En Portada