Pasar al contenido principal
EFE

El Chelsea deja al Villarreal con la miel en los labios en los penaltis

Una tanda de penaltis histórica llevo el pasado mes de mayo al Villarreal a conseguir la Liga Europa, el primer título de su palmarés, aunque en esta ocasión le tocó vivir el lado amargo de la lotería de los once metros ante el Chelsea, tras una disputada final que concluyó los 120 minutos con empate a un gol, después de que el conjunto londinense se adelantara en el primer tiempo con un gol de Hakim Ziyech y Gerard Moreno empatara en la segunda.

Los de Tuchel que fueron superiores en el primer tiempo pero se toparon con un atrevido Villarreal en el segundo, en el que tuvieron contra las cuerdas al campeón de la Champions, estrellaron dos balones en los palos. Los españoles pagaron el esfuerzo físico en la prórroga donde se defendieron panza arriba ante un Chelsea superior para forzar una tanda de penaltis, que finalmente se llevaron los ingleses por 6-5.

Unai Emery planteó un partido en el que optó por ceder al balón a su rival y juntar mucho dos líneas de cuatro jugadores en la zona baja del campo para dejar al Chelsea sin espacios, una estrategia que propicio un dominio absoluto del equipo inglés, aunque sin crear excesivo peligro más allá de un remate de pillo de Werner y un disparo de N'Golo Kante desde la frontal.

El Chelsea encontró la mejor fórmula en su ataque en el emparejamiento entre Marcos Alonso y Yeremi Pino. El carrilero del Chelsea, que firmó una gran primera mitad, habilitó a la media hora con un balón al espacio a Harvetz que centró raso al área donde Werner dejó pasar el balón para Ziyech, que entrando en segunda línea, anotó el 1-0.

Respondió el Villarreal con una gran ocasión de Dia que salvó con el pie el meta Mendy, aunque el Chelsea imprimió una marcha más en los minutos finales y pudo incrementar su renta, aunque fue Albert Moreno el que pudo empatar en el último suspiro tras una gran acción de Gerard Moreno.

En la reanudación de nuevo los palos evitaron el empate del Villarreal, tras un mal saque de puerta de Mendy que cazó Dia y habilitó a Gerard que ajustó su disparo cruzado pero el meta del Chelsea tocó lo justo para que el balón fuera repelido por el poste.

El Villarreal cambió por completo la decoración del partido en la segunda mitad, empezó a dominar y a llegar con mucho peligro al área de un Chelsea, que ahora sí con más espacios buscaba una salida rápida para poner tierra de por medio aunque se encontró a un rival que replegaba bien y rápido.

Tuchel realizó en el ecuador del segundo acto un triple cambio para dar mayor frescura a su equipo y tratar de cambiar la dinámica en la que había entrado el encuentro con una mayor presencia de jugadores en la medular, aunque el Villarreal seguía a lo suyo, poniendo en serios apuros al campeón de la Champions de la mano de un Gerard excelso.

El Villarreal merecía el empate y se hizo con justicia con la enésima recuperación alta que provocó una nueva llegada de los castellonenses, en la que Dia devolvió de tacón a Gerard que colocó el balón en la escuadra para igualar por fin el choque.

La igualada y el desgaste físico motivó que los de Emery dieran un paso atrás lo que aprovechó el Chelsea para tomar de nuevo las riendas de un partido que se encaminó hacia la prórroga, una tortura para los dos equipos muy castigados físicamente en este epílogo de la temporada.

Emery cambió el dibujo y pasó a jugar con tres centrales frente a un Chelsea que tomó la iniciativa de forma contundente y que pudo adelantarse en el minuto 99 en una clara ocasión de Pulisic. El Villarreal, en un ejercicio de resistencia ante la considerable merma física de sus jugadores, se defendía como podía ante un rival volcado en busca del triunfo pero Asenjo salvo a los suyos a disparo de Mount en el segundo tiempo de la prórroga.

Pese a que la tanda de penaltis empezó bien para el Villarreal tras parar Asenjo el primer lanzamiento de Harvetz, la tanda se igualó tras el error de Mandi y en el séptimo penalti del Villarreal, Kepa detuvo el lanzamiento del capitán Raúl Albiol para dar el título al Chelsea.

En Portada