Pasar al contenido principal
EFE

La CBF cambia su protocolo sanitario tras el brote de COVID-19 en el Goiás

La Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) ha realizado una serie de ajustes en el protocolo sanitario que deben seguir los clubes esta temporada, tras el brote de casos de COVID-19 en el Goiás, que provocó la suspensión de su partido de Liga contra el Sao Paulo a pocos minutos del pitido inicial.

La entidad informó que "todos los jugadores del elenco", ahora incluyendo los que no sean convocados, serán sometidos a test de diagnóstico para el nuevo coronavirus, que en Brasil deja ya cerca de 102.000 muertes y más de tres millones de contagiados.

Los test se realizarán antes de cada jornada y "con 72 horas de antelación a cada partido", independientemente de si el futbolista "está o no convocado" para ese encuentro.

La CBF también permitió a los clubes realizar las pruebas de detección en laboratorios locales o seguir optando por el hospital privado Albert Einstein que había escogido la confederación para hacer los test durante la temporada.

Asimismo, subrayó que reembolsará el valor de los test a los clubes que opten por la primera posibilidad y que seguirá costeando los exámenes que se realicen en el Einstein.

En cualquier caso, los resultados de los análisis deberán ser enviados por el club que actúe como local hasta 24 horas antes del partido, mientras que los equipos visitantes tendrán que hacerlo hasta 12 horas antes de viajar al estadio de su rival.

Según la CBF, ello "permitirá que cualquier equipo proceda a cambiar eventuales jugadores con diagnóstico positivo".

La confederación brasileña realizó estos cambios en sus directrices después del brote de nuevo coronavirus surgido en la plantilla del Goiás, que registró una decena de positivos entre sus jugadores, ocho de ellos titulares.

Los resultados de esos exámenes fueron divulgados por la CBF el domingo, el mismo día en que Goiás iba a jugar en su estadio contra el Sao Paulo por la primera jornada del Campeonato Brasileño, que comenzó el pasado fin de semana tras tres meses de retraso por causa de la pandemia.

Sin embargo, el partido solo fue suspendido minutos antes del horario previsto y con los jugadores del Sao Paulo vestidos de corto sobre el césped del Serrinha.

"Es inadmisible lo que pasó hoy (...) ¡O criamos una conciencia y somos profesionales o es una pérdida de tiempo lo que estamos haciendo!", criticó en redes sociales Dani Alves, líder del Tricolor de Morumbí.

Con un calendario extremadamente apretado, la segunda jornada del Campeonato Brasileño comenzará mañana miércoles, día en el que está previsto que se dispute el partido entre el Athletico Paranaense y el Goiás, cuya directiva anunció que no viajará a Curitiba, si no recibe a tiempo los nuevos resultados de los nuevos test de la CBF.

En Portada