Pasar al contenido principal
EL PAÍS

Valencia gana la Copa del Rey y destrona al Barcelona

Sevilla

En una noche para el olimpo del valencianismo, el Valencia volvió ayer al trono a lo grande, con un octavo copón en las narices del Barça de Messi, un azote al rey de Copas. Un Valencia espartaco dejó en la cuneta a un Barça con cara de Anfield. Un Barça noqueado ya antes de la final tras el histórico varapalo de Liverpool. Un 4-0 cuyas consecuencias quién sabe si no remitirá ahora al 4-0 de Atenas en 1994 que arrasó al “dream-team”. Para este centenario Valencia, titánico toda la noche, Sevilla debiera ser un punto y seguido.

Consumido en Anfield, el Barça compareció en el Villamarín con el alma en los huesos. Fúnebre al inicio. Mal presagio cuando enfrente asomó un Valencia en éxtasis, lanzado de nuevo a la cima y decidido a teñirse del Liverpool: enjauló a Messi, regaló al Barça la pelota y se atrincheró con espíritu mosquetero.

Turbados los azulgrana, el Valencia cumplió letra a letra con su guion: solidaridad, voltaje en cada disputa y a toda pastilla en cada ofensiva. El primer exponente, Gayá. El lateral, con Semedo y Sergi Roberto en Marte, apareció solo en el ataque izquierdo valencianista. Se citó con Gameiro y el francés acribilló a Cillessen. Del fútbol chato y simplón del Barça, con la pelota sólo como abanico, al fútbol picante y directo al mentón del Valencia.

El Barça no sólo evidenciaba la falta de delanteros, chispa y fortaleza mental. El colapso multiorgánico en Anfield también le ha dejado secuelas físicas. Para muestra, el segundo gol de los del murciélago. Justo después de respiro aguador en la bochornosa noche sevillana, Soler, un estupendo futbolista que no se distingue por ser un jamaicano en carrera, citó a un largo sprint a un velocista de primera como Jordi Alba. Se impuso, inopinadamente, el valenciano, y su geométrico centro lo cabeceó con saña Rodrigo Moreno.

En el segundo tiempo fue Leo Messi quien le dio vida al Barça al cazar un rebote tras un cabezazo de Lenglet al poste izquierdo de Jaume. Sin embargo, no fue suficiente porque al final, en Sevilla se entronizó todo un campeón.

 

 

OPINIONES

Es el día más feliz de mi carrera. Es el triunfo. Siempre hay una primera final, una primera victoria…

Gracias a los jugadores, cuerpo técnico y afición.

Marcelino García

DT de Valencia

 

La sensación que tengo es que no hemos podido cumplir las propias expectativas que creamos a los largo de la temporada.

Estoy tocado, igual que todo el vestuario.

Ernesto Valverde

DT de Barcelona

 

El Valencia logra tres títulos en Sevilla

Sevilla

Efe

La ciudad de Sevilla volvió a tener un “color especial” para el Valencia, ya que en la capital andaluza ha logrado tres de los títulos obtenidos desde hace veinte años, el último de ellos ayer, tras derrotar por 1-2 al Barcelona en la final de la Copa del Rey.

Con anterioridad, el Valencia ganó en el estadio de La Cartuja la Copa del Rey de 1999 al imponerse al Atlético de Madrid por 3-0.

A continuación, el Valencia se proclamó campeón de Liga en la temporada 2003-2004, al vencer al Sevilla en el estadio Sánchez Pizjuán en la penúltima jornada de aquel campeonato (0-2).

Se da la circunstancia de cada uno de esos éxitos han llegado en un estadio distinto, el primero en La Cartuja, el segundo en el Sánchez Pizjuán y el último en el Benito Villamarín.

 

39_dep2_afp.jpg

Lionel Messi lamenta la derrota ante Valencia, ayer.
AFP

Bartomeu: “No creo que sea culpa del entrenador”

El presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, volvió a reforzar la confianza en el entrenador Ernesto Valverde, del que recordó que tiene contrato por un año más y al que no culpó de la derrota en la final de la Copa del Rey contra el Valencia (2-1) en Sevilla.

“Ernesto tiene contrato. Es el entrenador. No creo que sea culpa del entrenador esta derrota. Tuvimos muchas oportunidades y más posesión que el rival, pero lo que cuenta es el gol y eso es lo que el Valencia hizo mejor”, dijo ayer en Televisión Española el presidente del Barcelona.

“Podía excusarme con la posesión que hemos tenido o los tiros a puerta, pero en fútbol gana el que marca los goles y esta vez no ha podido ser”, insistió Bartomeu, que anunció altas y bajas para la temporada que viene.

En Portada