Pasar al contenido principal
AFP

Sin visitantes ni Gallardo la final de la Libertadores ya se palpita

El mayor superclásico argentino de todos los tiempos Boca Juniors-River Plate por la final de la Copa Libertadores 2018 se jugará sin hinchas visitantes para evitar violencia y con el suspendido DT millonario Marcelo Gallardo fuera del estadio La Bombonera, sede del primer juego.

“No me quiero hacer cargo de una muerte”, dijo el presidente del club de la Banda Roja, Rodolfo D’Onofrio.

La noche del viernes, sin ir más lejos, asesinaron a balazos a un hincha tras el partido Unión-Patronato (2-2) por la Superliga de primera división. Es la cuarta muerte en el año y la número 137 en los últimos 20 años, según la Ong Salvamos al Fútbol.

D’Onofrio y su homólogo de Boca, Daniel Angelici, se pusieron de acuerdo en enviarle una carta al presidente de Argentina, Mauricio Macri, quien impulsaba el regreso de los aficionados de la visita para estos dos partidos que harán historia. Desde 2013 rige la veda, salvo ocasiones en que se puede garantizar la vida y la seguridad de los hinchas.

Falta también darle luz verde final a las fechas. Por ahora se juega el “hiperclásico” el sábado 10 de noviembre en La Bombonera y el 24 en el Monumental del barrio de Núñez. Pero se evalúa pasarlos al 11 y 25, respectivamente. Mientras tanto, la Conmebol le puso una mordaza al rebelde Gallardo.

El comité disciplinario de la Conmebol comunicó la noche del sábado su decisión de “rechazar el reclamo presentado por Gremio” de Brasil. Se confirmó el resultado de 2-1 a favor de River en el partido de vuelta en Porto Alegre. En la ida había perdido 1-0.

Los gaúchos querían los puntos y pasar a la final. Pedían un castigo para River por supuesta complicidad del club por una inconducta de Gallardo. El entrenador desobedeció la prohibición de comunicarse con sus jugadores.

“Recibo esta noticia con enorme decepción, por no decir una sospecha de que la Conmebol ni siquiera contempló castigar a River”, reaccionó el presidente de Gremio, Romildo Bolzan.

Cuando River perdía 1-0, Gallardo pasó instrucciones por handy a su asistente Matías Biscay. Y en el entretiempo, bajó del palco a los vestuarios y arengó a los futbolistas. Lo tenía prohibido porque un jugador suyo tardó en regresar al campo de juego para el segundo tiempo en el Monumental.

“Cuando se actúa impulsivamente, cuando se actúa con el corazón, a veces se pierde la razón. Si fue un acto de indisciplina pido disculpas, no tuvo nada que ver con una postura desafiante de mi parte”, admitió en rueda de prensa el “Muñeco” Gallardo, quien fue castigado con cuatro partidos sin poder dirigir.

 

ENTRADAS HASTA EN 4.500 DÓLARES

El superclásico será un evento único y nadie se lo quiere perder, por lo que la reventa de entradas para la primera final en La Bombonera ya está operativa y son diversas páginas webs las que ofrecen entradas a un precio muy elevado, casi prohibitivo para el público argentino.

Desde 1.250 dólares en la platea alta hasta más de 4.500 dólares en la platea preferencial. Unos precios que si lo pasamos a pesos argentinos, se van desde los 45.000 pesos hasta los 158.075 pesos.  Un precio bastante alto para los aficionados. (As).

En Portada