Pasar al contenido principal
EFE

El sueño de la selección dorada de Bélgica se acaba en semifinales

El sueño de la generación dorada del fútbol belga, la que capitanean Eden Hazard, Kevin De Bruyne, Romelu Lukaku o el portero Thibaut Courtois, se acabó en las semifinales del Mundial de Rusia 2018 cuando fueron derrotados por Francia (1-0) en una acción de balón parado.

Los "Diablos Rojos" que llenaron de esperanza a todo un país gracias a una añada de futbolistas de innegable calidad ofensiva, una estructura de juego imaginativa ideada por el español Roberto Martínez, y un excepcional portero como Thibaut Courtois, se volvieron a encontrar con el muro de las semifinales.

El mismo muro que hace 32 años dejó fuera de disputar otra final, la del Mundial de México 1986, a los Jean-Marie Pfaff, Eric Gerets, Enzo Scifo, Jan Ceulemans o los hermanos Franky y Leo Van der Elst que fueron superados por Argentina en las semifinales de aquel torneo; se apareció ante los "Diablos Rojos" de 2018.

Una caída aún más dolorosa porque fue en una semifinal verdaderamente igualada, en la que Bélgica llevó el peso del partido (60 por ciento de posesión frente a 40 por ciento, casi el doble de pases, 629 a 342), pero en la que la profundidad fue gala: con 19 ocasiones francesas (cinco a puerta) por nueve belgas (tres entre los tres palos).

"Estos jugadores no merecen abandonar el torneo de esta forma. Es una gran generación. El fútbol belga tiene talento, un gran talento. Queríamos ir a la final, los jugadores mostraron un espíritu de equipo increíble, pero cuando el resultado no se da, sólo podemos estar decepcionados", dijo tras el partido el español Martínez.

Los "Diablos Rojos" dieron un paso más respecto al Mundial de Brasil 2014 y la Eurocopa de Francia 2016, donde se quedaron en cuartos de final. Esta vez se situaron entre los cuatro mejores equipos del torneo, tras dejar por el camino a Brasil (2-1) en una gran lección táctica ante una de las favoritas. Sin embargo, esta eliminación deja una sensación amarga ante una generación en su plenitud futbolística: Hazard (27 años), Lukaku (25), Mertens (31), De Bruyne (27), Courtois (26) tendrán probablemente uno o dos torneos más en conjunto, pero en pocas ocasiones lo tendrán en la mano como en Rusia 2018.

 

BÉLGICA BUSCARÁ MEJORAR SU HISTORIA

La generación dorada del fútbol de Bélgica ya no tendrá la final que tanto deseaba, pero aún puede batir un hito histórico: mejorar el cuarto puesto en un mundial, terminó cuarto en México 1986, ganando en la final de consolación por el tercer lugar frente a la selección de Inglaterra. Un premio menor pero un broche positivo al sueño inconcluso.

En Portada