Pasar al contenido principal
Redacción Central

INRA confirma avasallamiento en predio de San Julián; productores exigen desalojo

El Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) confirmó el avasallamiento de un predio ubicado en el municipio de San Julián, donde el pasado sábado hubo enfrentamientos que dejaron tres personas heridas con armas blancas y de fuego. Ante esta situación, la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) exigió al Gobierno el desalojo de éste y otros asentamientos ilegales.

El director departamental del INRA en Santa Cruz, Adalberto Rojas, informó que Juan Montaño, el agricultor de 52 años que recibió tres impactos de bala durante el enfrentamiento, tiene al menos diez predios. Algunos están en la última etapa del proceso de saneamiento y otros ya titulados.

En contacto con Unitel, Rojas dijo que el asentamiento en dicha propiedad es ilegal y lamentó el surgimiento de este tipo de hechos en San Julián, un municipio que consolidó su proceso de saneamiento hace 10 años.

El presidente de Anapo, Fidel Flores, lamentó la falta de seguridad jurídica a los productores y manifestó su preocupación porque este último predio avasallado está en plena producción de alimentos. La familia Montaño produce soya y girasol. 

Flores pidió al Ministerio de Gobierno dar cumplimiento a las leyes y proceder al desalojo de dichos asentamientos, ya que caso contrario los enfrentamientos continuarán porque los productores saldrán a defender sus predios.

Por otro lado, las dos personas aprehendidas el sábado, acusadas de avasallamiento e intento de homicidio tras el enfrentamiento, fueron liberadas al no encontrar pruebas para acusarlos de dichos ilícitos. 

Carlos Villca, abogado de los acusados, aseguró que la aprehensión fue ilegal porque ellos no estaban en el lugar del enfrentamiento.

 

Marcha indígena atraviesa San Julián

La marcha indígena que exige el freno a los avasallamientos de tierras pasó ayer al promediar las 15:30 el municipio de San Julián, considerado un bastión del MAS. Pese al temor de enfrentamientos, el grupo de indígenas no tuvo inconvenientes, incluso recibió agua por parte de algunos vecinos de San Julián.

La marcha partió el 25 de agosto de la ciudad de Trinidad y prevé llegar el 27 de septiembre a la capital cruceña. Ayer cumplió su día 27. El recorrido de la jornada culminó 10 kilómetros después de San Julián.

Según uno de los dirigentes, el recorrido diario oscila entre 10 y 15 kilómetros, pero a partir de hoy prevén avanzar 25 kilómetros. 

En Portada