Pasar al contenido principal
EFE

Advierten que la ultraderecha es una amenaza para Alemania

El Gobierno alemán y la mayor parte del espectro político del país calificaron ayer de gran amenaza al terrorismo ultraderechista tras el atentado xenófobo de Hanau que causó el miércoles 10 muertos.

El ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), por su parte, sigue con los malabarismos retóricos para mantener sus tesis sin reconocer un ápice de responsabilidad, asegurando que el terrorista era un enfermo mental y acusando a la fiscalía de negligencia por no haberlo tenido bajo vigilancia.

El ministro del Interior, el conservador Horst Seehofer, calificó al terrorismo ultraderechista como la “máxima amenaza”, en un claro viraje con respecto a los inicios de su mandato, en 2018, cuando se centró en el peligro de un ataque islamista.

“La ultraderecha es la máxima amenaza que tenemos en Alemania”, afirmó.

El jefe del Ejecutivo de Renania del Norte-Westfalia, el cristanodemócrata Armin Laschet, recuperó con fortuna una frase pronunciada originalmente durante la República de Weimar, en el período de entreguerras, unos años en los que se multiplicaron los atentados ultraderechistas.

“El enemigo está a la derecha”, dijo Laschet en una tertulia televisiva.

El presidente honorario del partido ultra, Alexander Gauland, ha sido uno de los dirigentes de AfD en salir rápidamente para tratar de colocar también su narrativa.

“Todo lo que sabemos apunta a que se trató del acto de un loco. Entiendo que para hablar de terrorismo se necesita una meta política, por lo que no se puede hablar de terrorismo de derechas”, argumentó.

En Portada