Pasar al contenido principal
Redacción Central

ESM auditará el proyecto Mutún ante “inconsistencias”

A un año de que el expresidente Evo Morales dio la orden de proceder para la construcción de la planta siderúrgica Mutún, el proyecto —ejecutado por la empresa china Sinosteel— presenta una serie de inconsistencias en el avance de las obras, por lo que será sometido a una auditoría técnica, legal y administrativa.

La información fue brindada a Los Tiempos por el nuevo presidente de la Empresa Siderúrgica Mutún (ESM), Milko Moreno, quien manifestó que existe inconformidad en el avance del proyecto para el cual se depositó, hasta la fecha, más de 115 millones de dólares, equivalentes al 22 por ciento del costo total, que asciende a 500 millones.

“No veo que el avance esté reflejado conforme a lo que dice el proyecto, veo inconsistencias, entonces he decidido una auditoría técnica, legal y administrativa al proyecto con especialistas bolivianos con experiencia comprobada en cada componente”, señaló Moreno.

Explicó que la auditoría tiene un plazo de 15 días hábiles. Los especialistas bolivianos trabajarán durante ese tiempo junto al personal chino de Sinosteel y evacuarán un informe que permitirá conocer el avance real del proyecto ubicado en el municipio de Puerto Suárez.

A decir de Moreno, el porcentaje de avance de construcción de la planta varía entre la información brindada por empresa constructora, la empresa supervisora y la verificación in situ.

El proyecto

La ejecución del proyecto consta de cinco etapas: diseño, construcción, montaje, puesta en marcha y operación de la planta. Sinosteel tiene 42 meses de plazo para concluir las obras con una inversión de 500 millones de dólares, financiados 85 por ciento por el Banco de Exportaciones e Importaciones de China (Exinbamk) y 15 por ciento del Tesoro General de la Nación (TGN).

El 29 de enero de 2019, durante el acto de inicio de obras de la planta siderúrgica, el entonces presidente de la ESM, Jesús Lara, anunció que, en la primera etapa, la planta producirá 194 mil toneladas por año de acero de construcción; en la segunda el volumen subirá a 450 mil toneladas, y, en la tercera, se incrementará a un millón.

Lara destacó que el proyecto generará al menos 1.500 empleos directos y 3 mil indirectos, mientras que los ingresos por la venta de acero de construcción ascenderían a 70 millones de dólares anuales.

Demora evidente

El alcalde de Puerto Suárez, Sebastián Hurtado, mencionó que durante el gobierno de Morales había limitantes, incluso para las autoridades locales, para inspeccionar el trabajo que realizaba Sinosteel.

La autoridad dijo haber tomado conocimiento que el avance del proyecto, a la fecha, “es muy poco”, pese a que la ESM realiza los desembolsos y el pago de intereses correspondientes.

No obstante, señaló que la población de Puerto Suárez, donde se encuentra el yacimiento con al menos 40 mil millones de toneladas de mineral de hierro, se mantiene confiada en el avance del proyecto porque éste generará importantes beneficios económicos.

La demora en el avance del proyecto siderúrgico también se manifiesta en la reducida cantidad de personal contratado. Según el secretario ejecutivo de la Central Obrera Regional (COR) de la provincia Germán Busch, Gilbert Córdova, hasta la fecha hubo dos convocatorias y se contrató a alrededor de 60 personas.

El grupo de trabajadores estuvo a cargo de la construcción de un campamento y una planta mezcladora de concreto. Las actividades se interrumpieron por el paro cívico registrado entre octubre y noviembre del año pasado, indicó Córdova.

Una de las determinaciones asumidas por Sinosteel, en coordinación con la ESM, es la contratación de personal para el proyecto a través de una bolsa de empleo que funciona en una oficina del Ministerio de Trabajo en Puerto Suárez.

 

EL MUTÚN NECESITA IR DE LA MANO CON PUERTO BUSCH

REDACCIÓN CENTRAL

El alcalde del municipio de Puerto Suárez, Sebastián Hurtado, considera que el proyecto siderúrgico Mutún, con el que se pretende producir hasta un millón de toneladas anuales de acero de construcción, debe ir casado con el proyecto Puerto Busch, que le otorga al país una salida soberana al océano Atlántico a través de la hidrovía Paraguay-Paraná.

“Puerto Busch tiene vida propia. El que no tiene vida propia es el Mutún, si no tiene a Puerto Busch, no tiene vida propia”, dijo.

La autoridad destacó el avance que tiene cada uno de los proyectos y manifestó su confianza en la ejecución de éstos pese al cambio de Gobierno.

“Es de vital importancia para el pueblo boliviano que el mineral se convierta en metal para que sea un valor agregado, para que vendamos, porque nada hacemos con el cerro, con la piedra (de mineral de hierro) amontonada si no le damos valor agregado”, agregó Hurtado.

El pasado 10 de octubre, el expresidente Evo Morales promulgó la Ley para el Desarrollo Integral de Puerto Busch. El proyecto se ejecutará a través de una alianza público-privada.

En esa oportunidad, Fernando Tuma, presidente de la Compañía de Cemento Itacamba, que a su vez forma parte de la asociación accidental que invertirá en el proyecto, informó que la terminal portuaria de Puerto Busch moverá, en una primera etapa, entre 3 millones y 6 millones de toneladas de carga de importación y exportación.

Bolivia cuenta con tres puertos privados asentados en el Canal Tamengo, que conectan a la Hidrovía Paraguay-Paraná. Según datos del IBCE, en 2018 movieron 1,2 millones de toneladas de carga.

En Portada