Pasar al contenido principal
Josué Hinojosa

Tras $us 1.000 MM perdidos, liberan exportaciones y vetan alzas en Bolivia

Luego de 12 años de prohibición a las exportaciones, en los que el país dejó de percibir más de 1.000 millones de dólares, el Gobierno nacional promulgó el decreto supremo que autoriza la libre exportación de productos agrícolas y fomenta la producción; sin embargo, la presidenta, Jeanine Áñez, advirtió que la norma no debe significar un incremento de precios en el mercado interno.

El nuevo decreto abroga otros cinco que fueron promulgados durante el gobierno de Evo Morales, los cuales prohíben o restringen la exportación de productos agrícolas. En su artículo 2, deja sin efecto el certificado de abastecimiento interno y precio justo para el despacho de exportación ante la Aduana Nacional. Esa determinación es celebrada por el sector productivo y exportador.

Según el presidente de la Cámara de Exportadores de Santa Cruz (Cadex), Oswaldo Barriga, a partir del año 2018 se aprobaron medidas regulatorias que distorsionaron el aparato productivo del país y dañaron los procesos de generación de inversión, divisas y empleo.

“Las cifras que hemos dejado de generar para el país superan los 1.000 millones de dólares en general durante estos 11, quizás 12 años”, dijo Barriga. Sin embargo, aseguró que el desarrollo agrícola e industrial podrá despegar y crecer en niveles importantes como Paraguay, Uruguay o Brasil.

Por su parte, la primera autoridad del Estado mencionó que la medida tiene como objeto alentar la inversión en el sector agrícola y agroindustrial porque éstos tienen grandes oportunidades de exportar y generar oportunidades de crecimiento económico.

Áñez dijo que la liberación de trabas para las exportaciones logra efectos multiplicadores e ingresos adicionales para todos los eslabones de la cadena productiva, además que crea un estímulo directo al incremento de la producción.

Sin embargo, dejó en claro que el Gobierno estará atento a que esta medida no altere la oferta y precios de productos alimenticios en el mercado interno. “Esta misma normativa establece claramente que no debe afectar en un mínimo el abastecimiento interno”, añadió.

La autoridad precisó que el decreto establece los mecanismos de seguimiento, monitoreo y acciones correctivas en caso de verificarse el riesgo de desabastecimiento del mercado interno o alteración de precios de manera injustificada.

Agregó que “al liberar las exportaciones, se logra generar sinergias de mercado y también efectos multiplicadores que, por supuesto, van a terminar incrementando los ingresos adicionales para todos los eslabones de nuestra cadena productiva y, desde luego, que al liberar las trabas para la exportación se crea un estímulo directo para incrementar la producción”.

Áñez agregó que es “clave” la seguridad jurídica para generar confianza entre los productores, esto a su vez servirá “para restaurar el complejo sistema de producción y exportación Bolivia necesita, entre sus principales determinaciones, devolver la confianza a sus instituciones”.

Por su parte, el gerente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Jaime Hernández, destacó que el nuevo decreto es fruto del consenso entre todos los actores de la cadena productiva, entre ellos los avicultores, lecheros y porcicultores.

 

El decreto exceptúa la exportación de productos que tengan autosuficiencia, como el trigo.

 

DATOS

Exportación de soya se centra en 4 países. Colombia, Perú, Ecuador y Chile consumen el 100 por ciento de la producción.

China, un mercado potencial para la soya. Anapo busca ingresar al gigante asiático. Gestiona la apertura fitosanitaria.

Norma generará hasta $us 500 MM en un año. Los ingresos por la libre exportación de productos agrícolas son importantes.

Pérdidas de 11 años sobre pasa Sus 1.000 millones. El Gobierno señala que se han dejado de generar 1.000 millones de dólares durante los años que se dejaron de exportar.

Medidas regulatorias para el sector productivo. A partir de 2018 se aprobaron medidas regulatorias que afectaron al sector productivo y los procesos de generación de inversión.

En Portada