Pasar al contenido principal
Josué Hinojosa

Crece demanda de gas en la región, pero cuestionan capacidad de Bolivia

El decrecimiento global de la producción de gas en Latinoamérica, que en 2018 llegó a -1,7 por ciento con relación al año anterior, genera un aumento de la demanda del energético y una oportunidad para Bolivia de satisfacerla a buenos precios.

La política brasileña de abrir el mercado del gas para reducir costos también genera oportunidades para el país, pero especialistas afirman que Bolivia, en la actualidad, no está en condiciones de asumir nuevos compromisos pese al aumento de la demanda.

El secretario general de la Unión Internacional del Gas (IGU), Luis Beltrán, durante el II Foro de Gas, Petroquímica y Combustibles Verdes, que se realiza en Santa Cruz, dijo que Latinoamérica tiene un escenario de buenos y estables precios porque no tiene gran influencia de los mercados del GNL, situación que debiera ser aprovechada por Bolivia como país exportador.
Mencionó que hay una ligera disminución en el consumo y la producción de gas en Latinoamérica, pero destacó que este escenario es una oportunidad para Bolivia y países del centro del continente.

El secretario ejecutivo de la Asociación Regional de Empresas del Sector Petrolero, Gas y Biocombustibles (Arpel), Izeusse Braga, mencionó que el crecimiento de Brasil y Argentina como productores de gas creará una amenaza para Bolivia, pero recomendó convertirla en una oportunidad buscando acuerdos en los que predomine el equilibrio entre los actores, sin ventajas competitivas, puesto que las “empresas siempre estamos buscando mirar las oportunidades que tenemos para invertir en la región”.

Dudas

Pese a este cuadro optimista, el especialista en hidrocarburos José Padilla, consultado por este medio fuera del foro, considera que Bolivia no está en condiciones de aprovechar las oportunidades de mercados del gas, ya que ha reducido su producción de 60 a 40 millones de metros cúbicos día (MMm3d).

Citando un estudio de la Fundación Milenio, dijo que las reservas de gas en Bolivia son 5,3 trillones de pies cúbicos (TCF) y no 10,7 como certificó la empresa Sproule. Añadió que no hay mayores perspectivas porque no hay nuevos descubrimientos nuevos y que los campos de producción son maduros.

Asimismo, el geólogo Daniel Zenteno aseguró (también fuera de foro) que el país tiene una gran potencialidad para obtener nuevas reservas, pero aclaró que en este momento atraviesa por una difícil situación en el sector hidrocarburos. También puso en duda el número de reservas y subrayó que “Bolivia no estaría en condiciones de asumir mayores compromisos porque nuestras reservas serían bajas”.

 

Las exportaciones de gas a Brasil pasarán de 30 a 45 MMm3d, según el Ministro de Hidrocarburos

 

PRODUCCIÓN SUBIRÁ CON INVERSIONES

El ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, aseguró que Bolivia puede producir alrededor de 59 MMm3d y que en los próximos días se aumentará otros 3 MMm3d, por lo que dejó en claro que Bolivia tiene la capacidad de aprovechar una mayor demanda de la región.

“Si el mercado brasileño demanda mucho gas obviamente que se van a hacer muchas más inversiones para aumentar reservas, para aumentar producción, para cumplir nuevos mercados, es decir, el mercado te define la inversión y te define el incremento de producción”, explicó.

Por otro lado, ratificó que las reservas alcanzan a 10,7 TCF.

En Portada