Pasar al contenido principal
Redacción Central

Caída de peso argentino deja semana “negra” en poblaciones fronterizas

Las poblaciones fronterizas de Yacuiba, Bermejo y Villazón han permanecido toda la semana bajo la incertidumbre de la devaluación del peso argentino, causada, a su vez, por la baja votación del candidato oficialista Mauricio Macri en las elecciones primarias del domingo pasado.

“Los negocios prácticamente han estado muertos. Uno está abierto y cuatro están cerrados. Otros prefieren atender hasta mediodía y cerrar después”, resumió la periodista Sandra Calapiña, de Radio Bermejo, en contacto con los Tiempos, a tiempo de agregar que muchos negocios prefieren no recibir moneda argentina por previsión.

El presidente de la Asociación de Casas de Cambio de Yacuiba, Vicente Reinaga, dijo que “el fajo de 100 pesos ha estado oscilando entre 11,5 y 12 bolivianos para la compra y 13 para la venta”, a tiempo de recordar que el año pasado estaba incluso a 47 y 50 bolivianos. En Bermejo, el fajo de 100 se cotizaba en 12,50.

Reinaga añade que en los últimos días hubo poco circulante del peso argentino, y hay miedo de que esta moneda baje aún más de valor. Por eso, muchos comerciantes y cambistas buscan deshacerse de los pesos que tenían guardados por miedo a que bajen más, y por ello buscan transacciones con los turistas. “Si compras en bolivianos, no pasa nada. Los productos mantienen su precio. El problema es si quieres comprar en pesos argentinos”, explica.

La asesora de la Federación de Empresarios Privados de Tarija, Patricia Vargas, informó que si bien los comercios bolivianos prefirieron cerrar, preocupa el contrabando de productos argentinos que han comenzado a ingresar al país, especialmente en lo que se refiere a cerveza, vino y lácteos. “La cerveza, por ejemplo, llega mucha cerveza Schneider, que cuesta 5 o 6 bolivianos menos que la Paceña”, explica.

Del otro lado, los comerciantes minoristas bolivianos también han tenido problemas. “Antes pasaba 2 mil lonas por mes (en su bote, por el río, hacia el lado argentino); ahora no pasan ni 500. No viene la gente a comprar, han subido las cosas el doble. Lo más que llevan son cinco lonas, tres (por viaje)”, explicó el representante de los boteros (“chalanas”), Emilio Contreras.

“Los compradores dicen que no van a venir mientras no se estabilice el dólar”, añade al referirse a los comerciantes que llevan lonas repletas de ropa o zapatos con destino a provincias argentinas del norte. Esta situación se da, sobre todo, porque en Argentina se ha depreciado su moneda, explica Calapiña.

“Ya no tenemos compradores argentinos. El comercio está muriendo en esta frontera”, dijo al diario cruceño El Deber Mario Molina, directivo de los gremiales de Pocitos boliviano.

 

La moneda se recuperó ayer, pero los comerciantes deploran que se haya dado “una semana negra”

 

DEL OTRO LADO, PREFIEREN DÓLARES

Ante la caída del peso argentino, los comerciantes de Salvador Mazza (Argentina) comienzan a cotizar sus productos al dólar. Incluso, comerciantes bolivianos se quejaron de que los del vecino país no querían recibir pesos argentinos, es decir su propia moneda, reporta el diario digital infotarija.com.

“Querían vender el precio de dólar, cosa que el producto es mucho más elevado”, indica un comerciante boliviano.

El peso argentino tuvo una leve recuperación ayer con un 2,75 por ciento de incremento, y se esperaba una estabilización de precios, pero tuvo una “semana negra” y con efectos para Bolivia en la frontera.

En Portada