Pasar al contenido principal
EFE

Sube la tensión entre Londres y Teherán por buque petrolero

Londres

La tensión diplomática entre el Reino Unido e Irán se agravó ayer a raíz de la detención de un petrolero británico en el estrecho de Ormuz, que Londres ha calificado de “preocupante”, “ilegal” y “desestabilizadora”.

El petrolero con bandera británica Stena Impero, con 23 tripulantes, fue apresado el viernes en Ormuz por guardias revolucionarios iraníes, semanas después de que una embarcación iraní —el Grace 1—, que al parecer llevaba crudo a Siria en violación de las sanciones de la Unión Europea (UE) contra ese país, fuera retenido en Gibraltar.

Las autoridades iraníes acusan al Stena Impero de no respetar las normas de navegación, algo que su naviera —Stena Bulk— rechaza.

El Reino Unido ha pedido a los barcos con bandera británica que eviten navegar por el estrecho de Ormuz durante un “periodo provisional” a fin de bajar las tensiones en la zona.

El ministro británico de Exteriores, Jeremy Hunt, informó ayer de que ha hablado con su colega iraní, Mohammad Javad Zarif, para expresarle su “gran decepción” por esta situación y hacerle saber que los barcos que naveguen con bandera británica serán protegidos.

Por su parte, las autoridades iraníes abrieron ayer una investigación al petrolero británico, capturado en el estrecho de Ormuz por la Guardia Revolucionaria, y al que acusan de no respetar las normas de navegación, aunque su retención tiene una motivación política.

En Portada