Pasar al contenido principal
Lorena Amurrio Montes

Cadepia teme informalidad en caso de incremento desproporcionado

La Cámara Departamental de la Pequeña Industria y Artesanía Productiva Cochabamba (Cadepia) advierte que un incremento salarial superior al 2 por ciento podría llevar a medianos y pequeños empresarios a la informalidad.

“No podemos aprovechar la situación política del país para pedir irracionalidades. Muchas empresas van a cerrar”, indicó la presidenta de Cadepia, Luz Mary Zelaya.

Hace tres días, la Central Obrera Boliviana (COB) entregó su pliego petitorio al Gobierno. Piden que el incremento salarial sea de 10 por ciento al mínimo nacional y 12 por ciento para el haber básico.

Cadepia indicó que se suman al pedido de la Federación de Empresarios de que el incremento sea de 1,5 por ciento al mínimo y 2 por ciento al haber básico. “Vamos a solicitar una reunión para que sea escuchada nuestra voz”, agregó Zelaya.

Además, ratificó el pedido de que el 50 por ciento del aguinaldo se utilice para productos nacionales. Así como ocurrió con el 15 por ciento del segundo aguinaldo entregado en diciembre de 2018.

En tanto, el presidente de la Federación de Empresarios de Cochabamba (FEPC), Javier Bellot, indicó que esta semana tendrán reuniones para las negociaciones con el Gobierno central.

Además, indicó que se debe examinar la situación económica de cada departamento.

El salario mínimo nacional actual llega a 2.060 bolivianos o 300 dólares. Cada año se realiza el reajuste en función a la inflación acumulada en la gestión, y en 2018 fue de 1,5 por ciento. Ese año, el Gobierno decretó un incremento del 5,5 por ciento al haber básico y 3 por ciento al salario mínimo nacional.

En Portada