Pasar al contenido principal
Imagen

La economía cochabambina se estanca y urge tomar acciones

Cuerpo

La economía cochabambina sufre en los últimos años una desaceleración preocupante que obliga a asumir retos urgentes.

En 2015, el Producto Interno Bruto (PIB) departamental fue de 6,06 por ciento, que bajó al año siguiente a 5,54 y a un desastroso 2,25 por ciento en 2017, según datos de la Federación de Entidades Empresariales Privados de Cochabamba (FEPC) y del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El descenso del PIB departamental parece incluso más acentuado que el nacional si se considera que éste registró 4,86, 4,26 y 4,20 en los mismos años en cuestión.

Además, la participación de Cochabamba en el PIB nacional descendió de 21 por ciento en 2015 a 18 por ciento en 2016, lo que devela claramente que el departamento se va quedando atrás, con relación a otros, como Santa Cruz (30 por ciento) y La Paz (25 por ciento), mientras que un poco más atrás repunta Tarija (10 por ciento).

Ante esta situación, la FEPC ha elaborado un Plan de Dinamización de la Economía Departamental, cuya principal propuesta es salir del modelo en el que la economía está basada en un solo pilar, que es el de los hidrocarburos, para pasar a un esquema en el que haya al menos cinco pilares, con nuevos rubros que diversifiquen la economía regional.
Para ello, el plan, en una primera parte, establece un diagnóstico de la economía, donde surgen los datos mencionados, además de otros que apuntalan la conclusión de que la economía cochabambina va pasando de la desaceleración a la inercia.

Según el diagnóstico del plan, Cochabamba, a pesar de contar con una diversidad en los productos regionales, importa más de lo que exporta, lo que se traduce en un saldo comercial deficitario de su balanza comercial de 446 millones de dólares, aunque para 2018 se preveía que este déficit se redujera a sólo 102 millones.

La gestión 2016 este departamento aportó con la tercera parte del total del déficit comercial a nivel nacional.

Así como los productos que se producen en la región se han visto disminuidos en el mercado externo, ha sucedido algo parecido en el mercado interno.

Esto se ve reflejado en las compras estatales (infraestructura vial y megaproyectos). Sólo el 7,8 por ciento del monto total de inversión de los proyectos en la región se encuentra en manos de empresas bolivianas, y sólo el 4,9 por ciento son cochabambinas. En este acápite, acaparan las empresas chinas con el 36 por ciento del total adquirido por el Estado, mientras que en segundo lugar figuran las surcoreanas con 31 por ciento. España y Suiza tienen su tajada conjunta de 16,5 por ciento y sólo después aparece Bolivia.

Otra variable para considerar es la mora bancaria, que devela el nivel de liquidez con el que cuenta la población, puesto que no se cuentan con recursos para atender las deudas por los créditos. Se observa un incremento de 1,41 por ciento en diciembre 2017 a 1,65 por ciento para febrero de 2018.

Asimismo, es necesario analizar el resultado del sector público no financiero, que para 2018 se prevé un déficit muy cercano al máximo histórico del 2002 (-8,8 por ciento del PIB), situándose en el 8,32 por ciento del PIB.

De la misma manera, el comportamiento de la tasa de desempleo en los últimos años empezó a mostrar una tendencia creciente, lo cual repercute en personas sin empleo.

El año 2016 se cerró con una tasa de 4,5 por ciento, la cual se tornará por el 4,7 por ciento en 2017. Por si fuera poco, el 79 por ciento de los empleos en Cochabamba son informales.

En ese sentido, el comportamiento de las principales variables económicas mencionadas develan que el departamento de Cochabamba en los últimos años mostró una baja dinámica económica a causa de varios factores. Los principales: la inversión no priorizada en temas transversales y la normativa que limita el desempeño empresarial.

 

EFECTOS DE LA ECONOMÍA INERTE DE COCHABAMBA

- Participación en el PIB nacional de sólo 16 por ciento.
- Vocación productiva no extractiva.
- Participación baja en compras estatales (7,8 por ciento del monto total).
- Tasa de desempleo creciente (4,7 en 2017).
- Mayor informalidad en la economía (79 por ciento).
- Déficit fiscal creciente (8,32 por ciento del PIB en 2018).
- Incremento en la mora del sistema bancario (1,41 por ciento al cierre de 2017).
- Red de articulación de los actores débiles.
- Déficit comercial de 466 millones de dólares (un tercio del déficit nacional).

En Portada

  • Violencia y vandalismo marcan el cierre de impugnaciones a binomios
    A horas del cierre de plazo para las impugnaciones a los binomios para las elecciones primarias, una marcha convocada por la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno de Santa Cruz terminó con la quema del edificio del Tribunal Electoral Departamental (TED), de una sucursal de Entel y de las...
  • Paranaense vs Junior, en camino hacia una histórica Copa
    Muy alejados de la expectación mundial que ha despertado la final de Libertadores, Atlético Paranaense y Junior de Barranquilla disputarán hoy (19:45 HB) un partido histórico: el que puede darles su primer título internacional en casi un siglo de vida si conquistan la Copa Sudamericana que se...
  • El Gobierno plantea reglamentar el uso del segundo aguinaldo
    Una de las propuestas del Gobierno es que una parte del segundo aguinaldo que reciban los trabajadores se destine a la compra de productos nacionales para incentivar la economía del país. Esta propuesta varía de la sugerencia inicial, que era que una parte del segundo aguinaldo sea pagada en...
  • El Gobierno invita a jubilarse a 1.010 maestros que tienen entre 60 y 70 años
    El Ministerio de Educación detectó 1.010 maestros que tienen entre 60 y 70 años de edad que aún están en ejercicio y los invitó a jubilarse en cumplimiento del Reglamento del Escalafón, informó ayer el viceministro de Educación Regular, Valentín Roca. “No es un retiro forzoso, es una invitación...