Pasar al contenido principal
Redacción Central

Bolivia consolida mercado chino sólo para 2 de 4 productos previstos

Sólo la quinua y el café lograron consolidarse como productos de exportación en China, quedando fuera la carne de res y la soya, tras una visita de dos días al país asiático  realizada por el presidente del Estado, Evo Morales.

La oferta exportable de carne de res bordea las 15 mil toneladas al año, mientras que la de soya es de 2,4 millones de toneladas. En esta visita de Morales también se tenía previsto incluir ambos productos.

En una reunión que se prolongó por más de dos horas entre los mandatarios de Bolivia y China, se suscribieron siete acuerdos de cooperación financiera, cultural, comercial e infraestructura.  

Aunque no se consolidó el mercado para la carne de res, el presidente de la Confederación de Ganaderos de Bolivia (Congabol), Óscar Ciro Pereyra, informó que una delegación de China llegará al país el 10 de agosto, por lo que las negociaciones todavía están dentro de los plazos.

Pereyra indicó que el crecimiento del sector ganadero está sujeto a la consolidación de nuevos mercados, por lo que aún existen esperanzas de realizar un primer envío al mercado asiático hasta fin de año.   

Según datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), en base a datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 2013 se envió cuatro kilos de café a China y el 2014 el volumen alcanzó los 20 kilos. Probablemente sirvieron como muestras.

Los reportes también señalan el envío de quinua al país asiático en tres oportunidades desde el 2014.

Para el expresidente de la Cámara Boliviana de Exportadores de Quinua y Productos Orgánicos (Cabolqui), Juan Pablo Seleme, la consolidación del mercado chino para la quinua es una gran oportunidad, pero los efectos se sentirán recién en un lapso de dos años.

Explicó que el Estado debe fomentar la producción en gran escala porque sólo así Bolivia podrá competir en el mercado internacional. Añadió que China no es un país que ofrezca los mejores precios por lo que las ganancias se traducirán por el volumen que demande.

La quinua boliviana tiene un rendimiento de 500 kilos por hectárea, pero existen países como Perú que logran duplicar ese rendimiento alcanzando los 1.000 kilos por hectárea.      

“Para atender la demanda de harto volumen, especialmente la proveniente del campo, la tecnología de los mismos productores tiene que mejorar y eso requiere una inversión del Estado que desde el Año Internacional de la Quinua no ha hecho nada para la producción”, dijo.

Ambos gobiernos suscribieron también acuerdos financieros, como el que establece un crédito del Banco de Exportación e Importación de China (Eximbank) a Bolivia para construir un sistema integrado de mando y control para seguridad ciudadana subregional.

No se informó del monto ni de los aspectos técnicos de este crédito, ni tampoco se revelaron detalles de la cooperación que el Banco de Desarrollo de China dará a Bolivia para la construcción de la carretera Bombeo-Tunari. Asimismo, ambos países firmaron un memorando de cooperación en el marco del programa de las Nuevas Rutas de la Seda.

 

7.000 millones de dólares era la deuda bilateral que tenía Bolivia con el país asiático hasta febrero de 2018, invertidos en infraestructura.

 

BOLIVIA Y ECUADOR FIRMAN ACUERDOS

El Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) y el Instituto de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Pro Ecuador) suscribieron un acuerdo para el desarrollo de actividades de promoción con miras al fortalecimiento del comercio bilateral.  El objetivo es generar un mayor aprovechamiento de la zona libre de comercio andina.

 

DATOS

Morales fue recibido con una ceremonia. Antes de la reunión de los mandatarios, se celebró una ceremonia de bienvenida en el Gran Palacio del Pueblo, la sede del Legislativo chino en el ala oeste de la Plaza de Tiananmen, con la participación de cuerpos de elite del Ejercito de Liberación Popular. El encuentro entre ambos mandatarios duró dos horas.

Evo estuvo en China en cuatro oportunidades. Se trata de la cuarta visita que realiza el Presidente a China, una nación cuyas importaciones de recursos naturales de Bolivia han sido un importante factor para el desarrollo económico del país suramericano.

China es importante en la política exterior. El presidente Evo Morales siempre concedió a China una gran importancia en su política exterior, como probó el hecho de que el gigante asiático fuera uno de los destinos que eligió en su primera gira internacional a principios de 2006, cuando aún era presidente electo.

 

ANÁLISIS

Gary Rodríguez. Gerente del IBCE

“Hablar de China no es un tema menor”

Que el primer mandatario del Estado se esté ocupando de abrir mercados es algo digno de destacar porque era una aspiración que teníamos desde hace más de 10 años y que el sector empresarial exportador lo venía demandando.

Hablar de la China no es un tema menor, estamos hablando de un mercado de 1.300 millones de habitantes, la segunda potencia económica a nivel mundial, el primer país exportador de manufacturas y el segundo importador en el mundo. Si bien la China se especializa en comprar materias primas e insumos, esta puede ser una primera experiencia para generar importantes volúmenes de exportaciones de alimentos. Hay que recordar que el año pasado ya estuvo con una misión técnica para ver el tema sanitario y logístico para la exportación de grano de soya y derivados. También está en curso la dinámica para la exportación de carne de res.

Lo mismo estamos esperando para el mes de agosto con Rusia, que es un mercado importante que se va a abrir para la exportación de alimentos.

En Portada