Pasar al contenido principal
Redacción Central

Bolivianos en Argentina retiran y compran dólares por devaluación

Cuando María García, comerciante que reside en Buenos Aires hace 35 años, se enteró de que el Gobierno argentino solicitaría un crédito al Fondo Monetario Internacional (FMI), sacó todos los dólares que su banco le permitió retirar. Dijo que tiene miedo que se repita el “corralito” de 2001.

“Todos quieren comprar dólares y como el Gobierno subió el cambio, directamente sube todo porque todo está en relación al dólar”, dijo Roly Rojas, un médico boliviano que vive en Buenos Aires.

El ciudadano argentino Lucas Ober dijo que sus ahorros en pesos se deprecian. “Con urgencia tengo que sacar la plata del banco y comprar dólares, por eso se empiezan a desfinanciar los bancos”, lamentó.

Ésta es la percepción de algunos ciudadanos bolivianos y argentinos que fueron consultados por Los Tiempos a un día del inicio de negociaciones del Gobierno de Argentina para solicitar una línea de crédito flexible ante el FMI por un valor de 30 mil millones de dólares.

Muchos optaron por retirar sus ahorros en dólares de los bancos y adquirir la divisa en las casas de cambio, ante las especulaciones y el temor latente de un nuevo “corralito bancario”.

Argentina es el segundo socio comercial más importante de Bolivia después de Brasil. Debido a ello, el ministro de Economía, Mario Guillén, aseguró ayer que la crisis del vecino país no presenta riesgos para la economía nacional, argumentando que los modelos económicos son distintos.

Contrariamente, los especialistas económicos consultados por este medio advirtieron que la crisis económica del Gobierno del vecino país afectará el comercio bilateral, incrementará el ingreso de productos de contrabando al territorio nacional y podría provocar devaluaciones de monedas regionales para no perder su competitividad.

“Lo que pasa en Argentina no sólo va a tener repercusión sobre Bolivia, sino sobre toda la región en su conjunto. El tipo de cambio es un macroprecio importante para el comercio exterior”, explicó al respecto el gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez.

Por su parte, el economista Luis Fernando García afirmó que anualmente la frontera de Bermejo desembolsa un valor 2 mil millones de dólares por el traspaso de productos al vecino país.

“El problema sería muy serio si Argentina sigue debilitando su moneda para ser más competitivos en el precio, esto sí afectaría a los productos que se venden en Bolivia”, añadió.

Por otro lado, señaló que la economía argentina se contrae y, como consecuencia, afecta la demanda de productos bolivianos como el banano.

 

TESTIMONIOS

"Le dije a mi esposa que vaya corriendo al banco a sacar los dólares que tenemos porque sabemos lo que pasó en 2001". Pablo Ober. Ciudadano argentino

"La gente está preocupada porque están por subir otra vez las tarifas de luz, agua, gas y transporte". Roly Rojas. Residente boliviano

"El pueblo argentino tiene incertidumbre, no sabe si va a subsistir porque el sueldo no alcanza y la inflación es del 20%". Elvia Candia. Residente boliviana

"Hay clima de incertidumbre y miedo de lo que viene y la forma que podamos afrontar. Todo sube sin aviso". Pablo Sánchez. Ciudadano argentino

 

YACUIBA SUFRE PRIMERAS CONSECUENCIAS EN BOLIVIA

Los residentes del municipio fronterizo de Yacuiba aseguran que el flujo de turistas argentinos cayó drásticamente, se incrementó hasta en un 80 por ciento la presencia de productos argentinos y aumentó el contrabando de alimentos, desde que Mauricio Macri asumió la presidencia de Argentina en diciembre de 2015.

Al respecto, la presidenta del Comité Cívico de Yacuiba, Nery Zurita, estimó que antes de la devaluación del peso argentino, la ciudad recibía entre 150 a 200 micros diarios.

“Hoy, si llega uno lleno es exagerar”, precisó.

Añadió que desde 2015 se empezó a percibir una tendencia hacia la recesión económica, expresada en el cierre de pequeños y medianos comercios, además de centros comerciales en distintos puntos de la ciudad.

Mientras tanto, el residente de Yacuiba Freddy Edgar precisó que el peso argentino se cotizó entre 0,25 a 0,28 bolivianos durante los últimos días.

Debido a ello, indicó que durante la última semana se percibió una caída más aguda de los ciudadanos argentinos en la zona.

Ante el panorama crítico, indicó que la cantidad de personas dedicadas a transportar mercancía hacia Argentina se incrementó considerablemente.

Al respecto estimó que los “bagalleros” alcanzan las 15 mil personas, frente a las 11 mil percibidas en años anteriores.

En Portada