Ed. Impresa Blanco y negro

Los resultados del censo sirven para planificar el futuro

Por Héctor Arce Zaconeta - Columnista - 18/11/2012


Un censo de población y vivienda es, en todas partes del mundo una situación para medir las estadísticas, es un instrumento de trabajo para la planificación de Estado. Los datos que emita el censo no tiene mayor relevancia política, ni connotaciones políticas, es un tema que está al margen de las coyunturas y de las estrategias políticas de cada país y, se convierte en un tema formalmente de planificación de análisis, de estrategia para el futuro del conjunto de toda la nación. Por lo tanto, en mi criterio no hay ninguna connotación política en los resultados del censo ni en la puesta en marcha de éste, sino, más al contrario, es un instrumento, es un elemento para planificar nuestro futuro independientemente de cuál sea el desarrollo político del país. Ahora vemos que en el tema de designación de escaños el censo no es un tema político, es un tema del ejercicio de la democracia, el ejercicio de la representación. El censo es algo que también se planifica en base a lo que establece la Constitución Política del Estado. Pero éste, en efecto, no es un tema que vaya a generar y desarrollar ninguna consecuencia mayor en un sentido político partidario. En el tema de asignación de regalías por recursos naturales por ejemplo,  son una serie de datos, la asignación poblacional, la asignación de recursos en función a los seres humanos. Todo Estado tiene como elemento velar por el ser humano y sobre este elemento, sobre la población que existe se asignan una serie de beneficios, recursos y obviamente la importancia está marcada. Por ello, en general, diremos que un censo es un instrumento apolítico que permite la planificación del país en los próximos diez años. Aún no sabemos, cuál será la nueva coyuntura política, cómo evolucionará el panorama político en el país, pero lo que sí sabemos es cómo planificar y como desarrollar como Estado las políticas mayores. Una vez realizado el censo, los datos se van a dar a conocer progresivamente, hay algunas cifras que se conocen más rápidamente y otros con posterioridad al censo, pero de  cualquier manera el tiempo promedio de planificación y utilización de un censo nacional es de aproximadamente 10 años. Hay algo que quiero recalcar y nuevamente aclarar, que  el censo no es un elemento político, no tiene consecuencias políticas, no se lo hace para hacer cálculos políticos ni buscar fines políticos, el censo en todas  partes del mundo se lo realiza para planificar la vida y el desarrollo del Estado. Ahora, la asignación de escaños no tiene nada que ver, porque al final estos escaños puede ser de un partido o del otro, de una tendencia o de otra, eso no tiene nada que ver con la política en la asignación, en la representación que tenga un departamento o una región. Es decir, eso no tiene nada que ver con los partidos políticos y eso es un elemento que hace a la planificación en base a los datos que se obtengan del censo.