Ed. Impresa Sobre rieles

Trenes elevados

Por Arturo Zurita Castellón - Columnista - 14/07/2012


En Miami, hay trenes elevados que son el mejor sistema de transporte masivo de personas de esa ciudad y que funciona muy eficientemente. Estos trenes elevados recorren 34 kilómetros en una sola línea y cuentan con 22 estaciones que se utilizan para que aborden y bajen los pasajeros. Algunas de estas paradas son de interés turístico, recorren silenciosamente y sin contaminar de norte a sud esta ciudad, permiten transportar de 40 a 200 pasajeros sentados en cada formación y se movilizan en intervalos de 10 minutos cada uno en las horas pico, la velocidad es importante, y corren sin que exista ningún riesgo, están testeadas “on-line” , totalmente automatizadas. Se proyectan ramales que unan los puntos norte, oeste y sur con el centro de la ciudad. Se planifica la construcción e instalación de trenes elevados modernos en Chicago, Buenos Aires, Madrid y otras ciudades. Este sistema de transporte masivo existe en muchísimas ciudades y otras de más de un millón de habitantes ya proyectan su instalación. En Guayaquil ya se estudia este sistema que evitará el bullicio del tráfico de los vehículos. Según un organismo especializado de esa ciudad, circulan cerca de 250.000 vehículos. En La Paz, debería planificarse un tren elevado que recorra de la zona Sur a El Alto en una primera instancia y, posteriormente, ramales que atiendan otras áreas pobladas.
Este sistema es la mejor solución al congestionamiento vehicular actual y es mucho más conveniente que construir trenes subterráneos.
Según el urbanista y experto en transporte de la Universidad de Santiago de Chile Diego Leiva, ya se hicieron los estudios para la construcción de un tren elevado en Guayaquil y opinó que el sistema de trolebuses o buses articulados “sólo son solución temporal”, ya que están sujetos al crecimiento de las ciudades y del parque automotor, y también dijo que los trenes elevados movilizarán un promedio de 280.000 personas al día en Guayaquil y que esta cifra puede duplicarse de acuerdo con el crecimiento de esa población. Este sistema ya existe en Nueva York y otras ciudades de Europa. El tren elevado debe ser el objetivo principal para La Paz y El Alto, que en unos cuantos años más llegarán a tener dos millones de habitantes en su región metropolitana.
Por ello, preocupado por esta situación, considero que se debe encomendar a una consultora especializada que se efectúen los estudios necesarios para licitar internacionalmente este proyecto, a fin de que un inversionista extranjero o nacional pueda hacerse cargo de la construcción e instalación de este tren elevado y la opción posterior de construir ramales.
Además, los gobiernos municipales de las ciudades de El Alto y La Paz deben apoyar a nuestra Embajadora de Bolivia en Alemania, quien conoce este tema y mostró interés en este caro propósito, para que busque inversionistas que puedan hacerse cargo de la ejecución de tan acariciado proyecto.
Regalos de esta dimensión necesita La Paz y las autoridades correspondientes deben hacer realidad este proyecto.