Ed. Impresa Cuidado con los excesos

Beber agua daña al cerebro

Por Ángela Carrasco - La Prensa - 19/06/2012


ENERGÍA Hidratar el cuerpo sin excesos ayuda a manterner una vida sana. - Ángela  Carrasco La Prensa

ENERGÍA Hidratar el cuerpo sin excesos ayuda a manterner una vida sana. - Ángela Carrasco La Prensa

Sobrehidratarse reduce los niveles de magnesio en el organismo y afecta al cerebro y la memoria.

El agua, a pesar de ser esencial para preservar la salud y la vida, puede convertirse en una amenaza cuando se consume más de lo debido y afectar a la función de los riñones y al cerebro. Tampoco garantiza que una persona baje de peso.

Consecuencias. Según Carla Arratia, médico general  de la Clínica de Estética y  Reparadora (calle 24 de Calacoto, Torre Resur), la cantidad adecuada de líquido depende de las necesidades del organismo, del peso y la talla de cada persona, del clima y de qué comidas se consuman en el día, ya que cada alimento como las frutas y verduras contienen una proporción considerable de agua, por lo que beber el líquido puro en exceso resulta contraproducente. 
Aclara que sólo el consumo de agua no ayuda a bajar de peso si antes no se acompaña de una dieta adecuada y actividad física.
Para la especialista, ingerir más de dos litros de agua diaria deshidrata al organismo, puesto que reduce los niveles de magnesio y esta baja afecta al cerebro y puede provocar dolor de cabeza, pérdida de memoria, convulsiones e incluso parálisis cerebral. “Cuando una persona bebe líquidos, el organismo lo elimina a través de la orina o el sudor, si se excede, esfuerza al cuerpo a trabajar más, lo cual trae consecuencias”, agregó.

Daño a los riñones. El beber agua por más de tres horas continuas daña poco a poco a los riñones, lo cual origina alteraciones en su funcionamiento, que a su vez, ocasiona todo tipo de trastornos de origen renal, detalla la Carla Arratia.
Según la experta, la cantidad de líquidos recomendable al día es de dos litros. Aclara que dentro de esta dosis están incluidos las bebidas del desayuno y del té, acompañados de una dieta balanceada, rica en frutas, verduras y cereales.
La doctora recomienda que  es importante mantener al organismo bien hidratado,  pero sin caer en el abuso; para ello es necesario visitar al médico para que éste, de acuerdo a ciertos  exámenes al paciente, pueda determinar la cantidad del consumo del líquido vital.

“Todas las cosas en exceso son nocivas para la  salud, lo más recomendable es visitar a un médico o nutricionista para realizar un exámen al paciente y ver la cantidad de líquidos que esta persona debe ingerir a diario”.

Carla Arratia / MÉDICO GENERAL

Mitos de este líquido vital

Beber demasiada agua  causa un desequilibrio electrolítico en el cuerpo conocido como intoxicación de agua.
 
El agua del grifo, que está sujeta a requisitos de sanidad y seguridad muy estrictos, está continuamente testada y es segura para beberla.

Ingerir agua antes de una comida puede ayudar a comer menos, esto no quiere decir que al beberla, la persona pierde peso.

Un estudio clínico sugiere que beber más agua incrementa el flujo de sangre en la piel, pero eso no significa que esta sea más saludable.

Francois Lette, especialista de la Clínica Mayo en Jacksonville (Florida), asegura que si bien es benéfico tomar agua todos los días, son falsos la mayoría de los enormes beneficios que se atribuyen a su alto consumo.

2  litros de agua a diario acompañados de una dieta balanceada son recomendables.