Ed. Impresa Dentro del núcleo familiar

Cómo prevenir la violencia psicológica

Por Marcela Ossio Lazcano - La Prensa - 13/03/2012


MALTRATO VERBAL. Esta agresión en la pareja tiene lamentables consecuencias en los hijos.  - Marcela  Ossio Lazcano La Prensa

MALTRATO VERBAL. Esta agresión en la pareja tiene lamentables consecuencias en los hijos. - Marcela Ossio Lazcano La Prensa

La comunicación sincera y con amor en la familia puede ayudar a evitar el maltrato al igual que enfrentarlo.

La violencia psicológica dentro de la familia es algo que ocurre cuando los padres agreden de forma verbal, emocional y/o física a sus hijos o viceversa. También se presenta dentro de la pareja o entre hermanos. Lo más importante es detectarla a tiempo y aceptar las responsabilidades para llegar a una terapia, afirma la psicóloga Mavedí Araníbar.
Daniel Castellón, psicólogo y musicoterapeuta, sostiene que se puede advertir una situación de violencia psicológica en la familia cuando existe manipulación, el hacer sentir culpable al otro y la carencia de una comunicación efectiva y real. También dice que los niños captan todo lo que sucede a su alrededor y es importante que los padres se comuniquen con ellos con amor, pues la incertidumbre genera inseguridad e inestabilidad en la persona, que podrían traducirse en la falta de confianza de que en su familia, pase lo que pase, siempre tendrá un lugar.
La identificación del problema. Según Araníbar, hay diferentes actitudes que permiten identificar una situación de violencia en la familia, particularmente en los niños. Por ejemplo, el orinarse en la cama, actitudes agresivas hacia otros compañeros en el colegio, actitudes hostiles, retraimiento, insomnio y falta de apetito. Por otro lado, la presencia de insultos, silencio, indiferencia y menosprecio, aparte de marcas físicas como moretones y rasguños, es también indicador de violencia familiar. El maltrato psicológico es pasivo cuando una persona no se interesa por el hogar o directamente lo abandona, y es activo cuando una persona es violenta y usa la agresión para manifestarse ante su(s) víctima(s).
La forma más común de  la violencia psicológica a nivel familiar en el país, desde la experiencia profesional de Araníbar, es el abandono del hogar, es decir que uno de los progenitores abandone a los niños ante un posible agresor. “A veces, la madre abandona la casa porque huye del maltrato del marido. Sin embargo, deja a los niños expuestos a situaciones violentas y sin que nadie pueda
defenderlos”.

53.119 son las denuncias registradas por violencia física, psicológica y sexual en Bolivia.

“Violencia psicológica es todo ataque físico, verbal y emocional de un agresor a una víctima. Tiene repercusiones en la actitud, conducta y autoconcepto de la víctima”.

Mavedí Araníbar / PSICÓLOGA

“La violencia psicológica es un tipo de maltrato que puede ejercer una persona sobre otra, a partir de una situación de poder o dependencia”.

Daniel Castellón PSICÓLOGO Y  MUSICOTERAPEUTA

23.664  fueron las denuncias por violencia psicológica registradas en 2008 en Bolivia, según fiem-bolivia.org.

Prevenir y encarar este mal en la familia. El primer aspecto que hay que tomar en cuenta es el autocontrol y luego tener moderación en el consumo de bebidas alcohólicas y/o el exceso de vida social a costa de la familia. El respeto entre la pareja es otro factor determinante en el desarrollo de la persona, afirma Araníbar. Los especialistas coinciden en que, para prevenir el maltrato psicológico, la comunicación franca y sincera dentro de la familia es primordial, además de cultivar con amor las relaciones, sembrar buenos valores, y generar seguridad y confianza  en los miembros de la familia.