Ed. Impresa Sobre guión y humor negro

Llega curso por SKYPE

Por Franchesco Díaz Mariscal - La Prensa - 12/01/2013


DIRECTOR. Marcos Loayza aparece en una producción audiovisual. - Franchesco Díaz Mariscal La Prensa

DIRECTOR. Marcos Loayza aparece en una producción audiovisual. - Franchesco Díaz Mariscal La Prensa

El cineasta Marcos Loayza dictará un taller durante todo el mes de febrero, con la propuesta de hacer una reflexión colectiva sobre el humor y la narrativa en cine.

Todos jugamos con el humor, mas no todos sabemos utilizarlo para narrar historias cinematográficas. Es lo que el guionista y director nacional Marcos Loayza intentará enseñar en el Taller Virtual: El humor negro en el guión. El curso se dictará durante todo el mes de febrero y se convertirá en una experiencia pionera en la formación audiovisual en el país.

 LA COMEDIA Y EL HuMOR FACILÓN. El plan que el realizador de las cintas Cuestión de fe, El corazón de Jesús y Las bellas durmientes (en actual exhibición en La Paz) propone para el taller incluye: La comedia; el espíritu de la comedia; el chiste y su relación con el subconsciente; el aprendizaje del humor; la precisión de la comedia; la calidad de la comedia; el humor fino y el barato; bueno, bonito y fino; feo, sucio y barato; las reglas del 3; las pruebas del 9; la realidad hasta las últimas consecuencias; el humor y la marea, y el humor y la aduana.

 LA ENSEÑANZA VIRTUAL. El taller será dictado mediante la plataforma de internet Skype. “Haremos una reflexión colectiva sobre el buen humor, contra la costumbre de acá de hacer humor mal hecho, fácil y opa”, dice Loayza, cuyas cintas se caracterizan por la sutileza en el ingenio.
La modalidad será organizar grupos de tres a seis personas, “afines en horarios, edades e idiosincrasia del humor”, para sesiones diarias de una hora por grupo, durante todos los días hábiles del mes. El taller tiene un precio diferenciado si uno postula desde Bolivia (400 bolivianos), Estados Unidos (100 dólares), Europa (100 euros) o el resto del globo (80 dólares).

400 bolivianos es la inversión, si reside en el país, para acceder al taller. Desde fuera, hay otros precios.

20 talleristas es el número total que aceptará el realizador de Las bellas durmientes.