Ed. Impresa Exigen una asamblea para aclarar denuncias de corrupción

El personal de EPSAS se declara en paro

Por Mariela Laura - La Prensa - 15/03/2012


MEDIDA. Isabel Rodríguez, Ruth Flores y Carla Omonte se declararon en huelga de hambre  - Mariela  Laura La Prensa

MEDIDA. Isabel Rodríguez, Ruth Flores y Carla Omonte se declararon en huelga de hambre - Mariela Laura La Prensa

Tres personas cumplen una huelga de hambre para exigir una explicación sobre los casos.

Alrededor de 200 trabajadores de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS) cumplen un paro indefinido de brazos caídos y tres funcionarias se declararon en huelga de hambre con el propósito de obligar a los ejecutivos de la empresa a brindar una explicación sobre las denuncias de corrupción que pesan sobre esa institución.
El representante de los trabajadores de EPSAS, Guillermo Chambi, dijo que las medidas asumidas por los administrativos y técnicos buscan demostrar a la población que la entidad no es corrupta.
“Cuando se habla de corrupción en EPSAS, piensan que todos somos corruptos, y no es así. Nos debemos a la población y trabajamos por el bien de nuestra gente”.
El reclamo. Explicó que un informe de auditoría instruido por el Ministerio de Medio Ambiente y Agua reveló que autoridades de EPSAS firmaron contratos irregulares con diferentes empresas durante 2010.
Asimismo, Chambi señaló que el actual Jefe del Departamento Legal enfrenta una acusación sobre extorsión y falsificación de firmas que le sigue el secretario de Hacienda de la Confederación General de Trabajadores Fabriles de Bolivia, León Cuevas.
En contacto con La Prensa, Cuevas señaló que el 2 de septiembre del 2009 fue notificado por EPSAS para aclarar una supuesta conexión clandestina de alcantarillado, por lo que se estableció una multa de 5.000 bolivianos que fue entregada al responsable del Departamento Legal.
Sin embargo, el 22 de septiembre se enteró de que la cantidad de dinero no fue depositada en la cuenta de la institución. “Hemos pagado 5.000 bolivianos cuando el monto era sólo 2.500. Los ejecutivos de EPSAS se han lavado las manos y nada dicen”.
La medida. Otra de las trabajadoras, Lourdes Bravo, expresó que a raíz de la negativa de los ejecutivos de EPSAS a aclarar en una asamblea las denuncias de corrupción, sus compañeras Isabel Rodríguez, Ruth Flores y Carol Ivana Omonte determinaron declararse en huelga de hambre desde ayer. “Queremos acciones y que se demuestre a la población que contra corruptos se actúa de manera vertical”.
Bravo afirmó que la mayoría de las mujeres que trabajan en la empresa son constantemente asediadas por algunos funcionarios e incluso llegan a advertirles de que serán despedidas.
“Estamos siendo maltratadas psicológicamente. Dicen que nos van a despedir de nuestras fuentes laborales. Ahora estamos querelladas por supuesta obstaculización de información”.
Indicó que la reunión solicitada al gerente general, William Marca, estaba prevista para el lunes pasado y se postergó hasta el martes, pero el ejecutivo no se presentó a la cita. “Se hacen la burla. No nos hacen caso, ahora ni la cara quieren dar”.
Entretanto, un ejecutivo de EPSAS, quien pidió mantener su identidad en reserva, señaló que el grupo de trabajadores que cumple las medidas de presión busca la desestabilización y el enfrentamiento laboral entre los funcionarios. “Con esta movilización sólo perjudican a la población y a la empresa, y buscan el desprestigio del Directorio”. 
Las protestas, sostuvo el funcionario, se deben al nombramiento del presidente del Directorio, Julio Ramos, su asesor Mauricio Pérez, el gerente general, William Marca, además del jefe del Departamento Legal, Pedro Castro, a quienes rechazan para beneficiar a sus dirigentes sindicales.

320 trabajadores, entre técnicos y administrativos, forman parte de EPSAS, según un dirigente sindical.

“No vamos a permitir que por unos cuantos, nos tilden a todos los trabajadores de corruptos. Vamos a limpiar la imagen de EPSAS”.
Guillermo Chambi / DIRIGENTE

 

 

Lo más Hoy