Ed. Impresa Desde cualquier medida, las miles de personas que trabajan para enfriar el reactor dañado en Fukushima están inmersas en trabajos que los japoneses consideran kitanai, kitsui and kiken (sucio, dificultoso y peligroso), informó el periódico New York Times.

Ancianos ofrecen trabajar en Fukushima

Por Redaccion central - La Prensa - 23/06/2011


Ancianos ofrecen trabajar en Fukushima - Redaccion central La Prensa

Ancianos ofrecen trabajar en Fukushima - Redaccion central La Prensa

Desde cualquier medida, las miles de personas que trabajan para enfriar el reactor dañado en Fukushima están inmersas en trabajos que los japoneses consideran kitanai, kitsui and kiken (sucio, dificultoso y peligroso), informó el periódico New York Times. 

Viéndolo como algo ilógico, Yasuteru Yamada, de 72 años, está ansioso por tener una chance para ser parte de esto. Después de ver en la televisión a cientos de hombres jóvenes que luchan por tomar el control del daño en la planta de energía de Daiichi, el señor Yamada se propuso una idea: reclutar otros ingenieros adultos-mayores y otros especialistas para ayudar a tapar los reactores hostiles. 

VALIENTES. No sólo tienen las capacidades requeridas, sino que debido a su avanzada edad tienen menores posibilidades de contraer cáncer y otras enfermedades que se desarrollan lentamente como resultado de la exposición a altos niveles de radiación. Su voluntariado separará a los jóvenes japoneses de los peligros que los podrían dejar incluso impotentes. “Debemos contener este accidente, y para eso, alguien debe hacer el trabajo”, dijo Yamada