Pasar al contenido principal

“Hambre de poder” Las buenas hamburguesas se hacen en cocción lenta

Marcos Loayza

Cineasta

Antes de hablar de lo que nos toca, quiero hacer un par de consideraciones previas. Nosotros en Bolivia hacemos gala de no llevarnos bien con el “imperialismo”, y eso no significa que nos pongamos al margen, y que lo destetamos, sino que le profesamos un amor extraño y particular, desde nuestros intelectuales hasta nuestros políticos, y que nos sirve para quejarnos de todos nuestros males, una especie de “Mentisan” pero al revés, la culpa siempre la tiene éste, y no es que no nos gusten los gringos, porque para el pasado también nos es útil el imperialismo español y nos permite, hasta hoy, quejarnos del daño irreparable que hizo sobre todos nosotros. Algún día habría que hacer un levantamiento de toda la literatura, arte y filmografía que se hizo en nuestro país de esa mala relación.

Un ejemplo de ese amor-odio que tenemos con los yankees es el documental “¿Por qué quebró McDonald’s en Bolivia?” (2011) de Fernando Martínez, que, según el crítico Sergio Zapata, “parecería consolidar un nuevo cine boliviano, aquel que hace de lo nacional y la diferencia su tema”, donde se muestra cómo aquí, de alguna manera muy particular, no eran rentables las hamburguesas de esa cadena y junto a Cuba eran los únicos países de Latinoamérica que no contaban con dichas hamburguesas. Tal vez lo que no se dice en la película, por razones ideológicas, es que hay cientos de lugares donde se venden hamburguesas que se ufanan de ser de la mejor “macburguer” trucha del lugar, es decir en palabras de un minibusero “nuestra envidia es su bendición”.

Para muchos, la mejor obra cinematográfica de Francis Ford Coppola —conocido por sus cintas “El padrino ” (1972), “El padrino II” (1974) y “Apocalipsis Now” (1979)—, es “Tucker, un hombre y su sueño” (1988), para otros es una de sus películas más flojas. La obra narra la historia de Tucker, un fabricante que hizo el mejor automóvil de la época (1948) y sin embargo fracasó rotundamente ante la crueldad y ambición del sistema y la industria del automóvil en los Estados Unidos. Para ciertos cinéfilos, la obra ilustra la propia vida del director, que siempre estuvo enfrentado a la industria cinematográfica y fracasó con su productora independiente “American Zoetrope”, a pesar de tener más de cuatro películas suyas entre las mejores 100 de la historia del cine según el American Film Institute y contar con 68 nominaciones a los premios Óscar. Porque Francis consideraba que, en una película, lo más importante es su calidad, como pensaba Tucker en sus coches, y por más que se haga dentro de la industria, no puede hacerse como se hace la comida rápida, como se hacen las hamburguesas McDonald’s.

Y “Hambre de poder” (2016), de Jonh Lee Hancock, es una película de la industria del cine, con todas sus virtudes y sus estándares que a más de uno disgusta o lo siente predecibles. El director se hizo famoso con “Un sueño posible” (2009), que le permitió el Óscar a la mejor actuación a Sandra Bullock, que contaba una historia real de cómo, en medio del sistema, un joven que aparentemente tenía marcado su destino para el fracaso, gracias a buenos sentimientos y oportunidades, logró graduarse y ser jugador de fútbol norteamericano.

“Hambre de poder”, que como “Un sueño posible” también está basada en hechos reales y al final con los créditos también nos muestra sus fotos y el destino final de las personas que inspiraron a los personajes, nos presente a Michael Keaton, en un buen momento como actor, protagonizando al hombre que levantaría el imperio de las hamburguesas McDonald’s y su complicada relación con los hermanos Dick y Mac McDonald, que se parecen más al personaje de Coppola.

A diferencia de otras películas en que el soñador es derrotado por la realidad y su espiritualidad triunfa de forma simbólica, en “Hambre de poder” triunfa quien más se apega a las leyes del mercado y de la industria, y cuestiona si un soñador tiene las agallas de hacer cosas que son necesarias hacer, para poder destrozar a quienes se interponen en su camino. El protagonista hace lo que el sistema le pide que haga y, si bien la cinta no pone en duda el carácter moral de sus acciones, no lo presentan como el villano del cine de la industria.

Es una película que, como muchas de la industria, tiene lo justo y cada cosa está en su lugar, que es fácil de ver y se disfruta por sus actuaciones, sus diálogos, la cuidada ambientación de época, fotografía, edición y todos los departamentos técnicos.

En Portada

  • El PSG arrolla al Madrid y el Atlético se levanta a cabezazos
    El Real Madrid se reencontró en París con todos sus problemas, en la derrota más dura de Zinedine Zidane en la Liga de Campeones, un incontestable 3-0 ante un PSG sin su temido tridente pero liderado por Ángel Di María; con una imagen indolente que contrasta con la épica a la que se agarró el...
  • Se desploman exportaciones agravadas por caída de precios
    Las exportaciones bolivianas cayeron 6 por ciento en valor y 22 por ciento en volumen entre enero a julio de este año, con relación al mismo periodo de 2018. Estos datos, reportados por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior(IBCE), reflejan que en los primeros siete meses de este año las...
  • Unos 200 camiones retenidos en Arica por presunta deuda
    Más de 200 camiones bolivianos se hallan retenidos en Arica (Chile) después de que esta semana la Terminal del Puerto (TPA) redujo de seis a tres, incluso a dos, los turnos para el despacho de carga hacia Bolivia por la presunta deuda que tiene la Administración de Servicios Portuarios Bolivia (...
  • ¿Qué pasó con el lateral derecho?
    Un equipo profesional generalmente busca tener hasta tres jugadores en todas las posiciones, para prevenir cualquier  eventualidad y no quedar sin opciones. En el caso de Wilstermann, el lateral derecho fue tal vez una de las posiciones más cubiertas en el inicio del torneo Clausura, teniendo...
  • Más de 7 mil estudiantes rendirán pruebas en la olimpiada
    Más de siete mil estudiantes de colegios de Cochabamba rendirán sus pruebas escritas en la tercera etapa -fase departamental- de la 9na Olimpiada Científica Estudiantil Plurinacional Boliviana, que se realizará este domingo 22 de septiembre, en distintas sedes del departamento. En esta etapa...