Pasar al contenido principal
Imagen

Señora de la conquista o el poder del lenguaje

Cuerpo

* Gaby Vallejo Canedo

Víctor Montoya es un escritor boliviano de extraña trayectoria. Joven aún, muy joven, fue torturado por los regímenes dictatoriales militares y gracias a Amnistía Internacional es liberado y llevado a Suecia en calidad de exiliado. Mientras estuvo en Suecia, nunca olvidó a su país y escribió varias obras con temática boliviana, vinculadas con su vida de exiliado, como “Cuentos violentos”, Ediciones Luciérnaga, Estocolmo, 1991; “El laberinto del pecado”, Ediciones Luciérnaga, Malmoe, 1993; “Cuentos de la mina”, Ediciones Luciérnaga, Estocolmo, 2000; “Entre tumbas y pesadillas”, Editorial heterogénesis, Lund-Suecia, 2002; “Cuentos en el exilio”, Ed. Kipus, Bolivia, 2011 y otras obras.

Al trabajar en Suecia en una biblioteca, se vinculó con la literatura infantil, lo que le sirvió  de base para escribir el libro “Literatura Infantil, Lenguaje y Fantasía”, libro pionero en su género en Bolivia. Este conocimiento de la literatura infantil le valió para ser invitado a escribir la presentación principal del Diccionario de Literatura Infantil de la editorial SM, obra de trascendencia internacional y para ser invitado también a codirigir el Boletín “Vuelan vuelan” de la Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil.

Ahora nos sorprende con “La señora de la conquista”, editorial “Kipus”, novela ubicada en territorio azteca-maya y en tiempos del descubrimiento de lo que sería América y la hazaña mayúscula del encuentro de las culturas indígenas con la española. Montoya recupera un personaje fundamental de la conquista del imperio de los mayas y de América: la Malintzin o la Malinche, como se la conoce en la historia, sinónimo de traidora que trajo mala suerte. Fue la rueda viva, el fuego imaginativo y real, para muchos novelistas que, desde distintas perspectivas, la han odiado o amado.

Malintzin es la intérprete de lenguas indígenas para el español Cortés, el osado conquistador, es la amante seductora de Cortés y la que informa a Moctezuma que Cortés en un ser humano y no Quetzalcoatl, el dios que vuelve, es el principio del mestizaje, la visionaria de lo que realmente sucedía al fondo de aquella hazaña, la fuerza de mujer indígena frente a la lujuria española, la víctima de la Conquista, la gran traidora, también la heroína, símbolos todos del primer encuentro entre culturas y sangres, etc; un desafío y un derecho que se atribuye Montoya.

Un pequeño texto, muy valioso al respecto, es “Apología de Malintzin” del escritor nicaragüense de hoy, Lizandro Chávez Alfaro, del que tomamos unas frases: “Hicieron de ella la endemoniada culpable de todos los males de la conquista”, y sigue: “…desde el arbitrario poder masculino seguimos cobrándole a aquella Malintzin, el atrevimiento transgresor del mandato —que de sus dueños originales había recibido: ser tortillera— concubina y nada más; nunca se le mandó ser protagonista de nuestra semienterrada historia de latinoamericanos, de mestizos…”.

Montoya se acerca a ese reclamo de Chávez Alfaro, posiblemente sin conocerlo. La Malintzin es la admirable protagonista de nuestra historia de mestizos. Inicia el relato del nacimiento de Malinalli en ese territorio misterioso de presagios, vinculada con los mitos indígenas, huracanes, fuego, jaguares, serpientes, sacerdotes indígenas, astros. Pensamos que con el lenguaje de Víctor Montoya, enérgico, poético, poblado de enigmas y mitos, jamás se presentó así la niña misteriosa que nace para cambiar el mundo.

Son magníficas algunas escenas como las de la yegua, la montura de la Malitzin, ella sobre la yegua, vigorosa, inteligente, magnífica en carnes, debilitando a Cortés. La mujer habla maya, náhuatl, aprende fácilmente el español.

Muchísimas y bellas narraciones, leyendas indígenas se entrelazan al relato histórico de las peleas de los conquistadores entre sí, con Pedro de Alvarado saboteando a Cortés y otras informaciones de ida y vuelta desde y hacia Cuba, que se había constituido como centro de organización y administración de la conquista española.

Hacemos un alto para subrayar las múltiples escenas de amor entre la Malintzin y Cortés que son tratadas con un poético erotismo, imposible de ejemplificar mostrando un fragmento solamente. Anotamos algunas páginas para el interesado lector, 34-5, 74-5.

El tono narrativo y la temática de enfrentamientos de cuerpo a cuerpo entre indígenas y españoles recuerdan las descripciones épicas de “La Ilíada”. La novela entera se mueve en una atmósfera de enfrentamiento. La historia de la Conquista ha sido investigada una vez más por Montoya y hay que contarla. La abundante información histórica y legendaria, son su fuerte. Poquísimos diálogos. Ningún soliloquio, territorio de la imaginación del interior de personajes al que Montoya decide no ingresar. Opta por apasionadas descripciones del esplendor de Tlatelolco, de Tenochtitlan, de la fuerza de Moctezuma, de las danzas guerreras y los sacrificios humanos, de la tortura a fuego de Cuauhtémoc. Montoya es un creador de una atmósfera vívida de una época perdida.  

En una carta destinada al Rey de España, Hernán Cortés había expresado: “Después de Dios le debemos esta conquista de la Nueva España a doña Marina”, nombre cristiano con el que había sido bautizada la Malitzin y que coincide con la propuesta de Chávez Alfaro. Fue la “protagonista de nuestra semi-enterrada historia”.

La novela es también un elogio al poder del lenguaje que uniría o separaría a conquistadores y conquistados.

 

“La historia de la Conquista ha sido investigada una vez más por Montoya y hay  que contarla”

* La autora es escritora

En Portada

  • Falta de convenio impide que SUS inicie en Tarija, La Paz y Santa Cruz
    La ministra de Salud, Gabriela Montaño, confirmó ayer que mientras las gobernaciones de La Paz, Santa Cruz y Tarija no firmen un convenio no podrán implementar el Sistema Único de Salud Gratuita y Universal (SUS). “Lastimosamente, en aquellos departamentos donde no hemos podido acordar...
  • Fondo Indígena recupera Bs 23 MM, pero aún desconoce el total del daño
    Tras el desfalco ocurrido hace tres años, el Fondo de Desarrollo Indígena ha logrado recuperar 23 millones de bolivianos en todo el país, que fueron devueltos de forma voluntaria, sin procesos legales. Se “desconoce” el monto exacto del desfalco, aunque con más de 101 procesos instalados, se...
  • Concentraciones demuestran la vigencia del 21F y el MAS minimiza
    Ni muerto ni enterrado. Miles de personas salieron ayer a las calles de las nueve ciudades capitales de Bolivia para mostrar la vigencia del referendo del 21F. Las masivas movilizaciones fueron minimizadas por dirigentes del MAS, que aseguraron que el 21F “está muerto” y pidieron a la oposición y...
  • Envían a Palmasola a los dos implicados en el caso Lava Jato
    Tras ocho horas de audiencia, una instancia judicial determinó la detención preventiva en el penal de Palmasola de Santa Cruz para Luis Landívar y Roberto Saavedra por sus presuntas vinculaciones en el caso Lava Jato-Odebrecht. Landívar es acusado de enriquecimiento ilícito y legitimación de...
  • Wilstermann doma al Toro warneño y recupera terreno
    Wilstermann se lavó la cara con una goleada en condición de visitante, tras vencer por 1-3 a Sport Boys en el cotejo correspondiente a la octava fecha del torneo Apertura. Después de la derrota en casa ante The Strongest en la jornada pasada, llovieron las críticas a la metodología de trabajo...