Pasar al contenido principal
Cindy Soliz Villegas

Estreno. Película nacional llega a los cines de Colombia

La cinta boliviana póstuma de Fernando Martínez Cuando los hombres quedan solos es una de las primeras películas en proyectarse durante las reaperturas de autocines y salas selectas en Colombia.

Con este motivo, los actores colombianos Carolina Ramírez (La Reina del Flow  y La hija del mariachi) y Toto Vega, protagonistas del filme; hablaron sobre su experiencia y trabajo durante la grabación de la película que ahonda una de las dictaduras más fuertes que vivió Bolivia en su historia —la de Luis García Meza Tejada— en los años 80.

La historia sigue a Carlos, un exparamilitar, quien en la actualidad comparte su vida con sus dos hijos: Armando y Carlos. Este último es padre de dos niños.

Ramírez interpreta a una madre que busca recuperar a sus hijos, luego de años de ausencia. Mientras que Vega personifica a un policía corrupto.

Según Ramírez, uno de los desafíos más difíciles de interpretar a una madre que deja a sus hijos es “no parecer una madre a la que le importó poco dejar a sus hijos”. 

“Era vital que el personaje tuviera la dignidad necesaria para poder reclamarlos y que esa necesidad imperiosa, como la de millones de madres que deben hacerlo: de buscar afuera de su país mejores oportunidades de subsistencia para dar una mejor vida a sus hijos, aun teniendo que renunciar a estar con ellos, no le restara al hecho de que es una buena madre”, indicó en una entrevista con el periódico El País de Cali.

Por su parte, Vega sostuvo que el mayor reto de interpretar a Armando “fue entender no sólo su presente sino los antecedentes familiares y políticos de la dictadura de Bolivia. Por otro lado, estaba en encontrar el tono de su cultura, incluido el acento y encajar en la familia de la historia, conformada por actores bolivianos de gran experiencia y talento, estar a su nivel y lograr veracidad”.

Cuando los hombres quedan solos fue rodada a finales de 2013 en las ciudades de La Paz y Potosí, y estrenada en julio de 2019 en salas nacionales. Fue codirigida y producida por Viviana Saavedra, actual directora del Bolivia Lab.

En Portada