Pasar al contenido principal
Redacción Central

“Cuando los hombres quedan solos” es un filme que aborda “huellas invisibles”, dice director

El director boliviano Fernando Martínez escribió el guion y dirigió la película “Cuando los hombres quedan solos”, estrenada el pasado jueves en cines, pero, lamentablemente, no pudo apreciar su obra terminada.

El cineasta perdió la vida una semana después de concluir el rodaje, en 2013.

La productora Viviana Saavedra, junto con el equipo de la película, decidió seguir adelante con la posproducción y concluir el filme.

Los Tiempos accedió a un material de prensa facilitado por BF Distribution con motivo del estreno de la película, que continúa en las carteleras locales, y en éste se destaca el punto de vista del director acerca de su obra cinematográfica.

“Conviven con nosotros”

“Es una película que aborda las huellas invisibles que aún quedan de la dictadura militar en Bolivia, un tema del que no se habló mucho, que se quiere olvidar, o que por miedos o responsabilidades se ha tratado de evitar en nuestra narrativa como país y sociedad.

La última dictadura militar (1980) fue una de las más crueles y la más inverosímil, una dictadura ligada con el narcotráfico y que sin impunidad mató y amenazó de frente a los que se le oponían, usando grupos de paramilitares bolivianos y argentinos que hicieron el trabajo sucio. Pese a que hoy en día los dos principales responsables de esta dictadura se encuentran en la cárcel, los represores y paramilitares aún están en las calles, conviviendo entre nosotros, ocultos. ¿Qué ha sido de sus vidas?, ¿cómo están enfrentando ese pasado?, ¿sus hijos son culpables por ese trabajo? y ¿cómo la dictadura ha marcado la vida de sus familias?

A la vez esta es una historia, contemporánea, que visibiliza los problemas de hoy a través de una familia promedio en Bolivia, migración, desintegración familiar. Es también una historia desde el punto de vista de una niña, ella es el símbolo de la esperanza, porque al final de la historia se convierte en metáfora, que pretende hablar de hombres crueles que participaron en la dictadura y que hoy se quedan sin nada, sin ni siquiera una esperanza”.

En Portada