Pasar al contenido principal
Imagen

Valdivia: “Un país que no produce contenidos culturales, no es un país, es un paisaje”

Cuerpo

Juan Carlos Valdivia es uno de los cineastas más destacados del país, su nueva película, Søren, se estrena el 8 de noviembre en todo el país, mientras que la polémica por las deudas con varias personas que trabajaron con el director se va esparciendo.  Pero, separando las cosas, en esta entrevista con Lectura & Arte,  el director habla de sus procesos y nuevos proyectos.

 

¿Cómo fue el proceso de Søren?

El proceso de esta película ha sido diferente, es una película que he prototipado en las redes.

 

¿Cómo prototipado?

Hay un nuevo concepto en el transmedia que comencé a estudiar después de “Yvy Maraey”, que se llama iteración, básicamente es sacar prototipos, entonces los narradores han comenzado a iterar sus historias en redes sociales, se lanzan preguntas o pequeños contenidos y se va creando un diálogo en torno al contenido.

 

Lanzaste la pregunta ¿qué es el amor?

Sí y tuve muchas respuestas, por inbox, mucha gente me mandó libros, historias personales, fue alucinante. Me di cuenta de que es un tema del que la gente quiere hablar y por eso también me atreví a hacer grupos focales, de hecho después de eso le he cortado ocho minutos a la película. No he cambiado el ritmo interno, pero le he quitado tres bloques donde sentía que se estaba repitiendo, pero es la misma película, no cambia el sentido ni nada.

También quería preguntar, cómo comunicar la película, para eso fue.

 

¿Cuáles son las respuestas sobre el amor que más te resuenan?

Bueno, lo que he notado es que la gente mayor puede sentir más un rechazo o se siente más interpelada y hasta agredida por la película. Hay cambios de formato y no está contada de forma lineal y a los changos les gusta eso, esa parte no es un problema para ellos.

 

Y, ¿esa decisión fue tomada desde el guion?

No, el guion era lineal, pero algo no estaba funcionando y después me di cuenta que cuando uno cuenta una historia, no necesariamente lo hace en orden, se va saltando. Me pareció que era más orgánico contarlo así y es la primera vez que cambio el orden de las cosas, normalmente ensamblo todo como un rompecabezas.

 

En “Yvy Maraey” se muestra algo de esto que comentas de tu proceso, ¿cierto?

Pero “Yvy Maraey” era muy precisa, tan precisa que la filmé al revés, no podía haber hecho eso sino había una precisión, estaba todo bien calculado, a pesar de su onda documental. Eso me encanta del cine, el desafío es pensar las cosas y hacerlas, no experimento mucho a la hora del rodaje.

 

 ¿Cómo eliges a los actores?

Para Søren fue por Instagram, tenía un director de casting, que es muy conocido en México, porque en algún momento estaba buscando actrices mexicanas, pero comencé a querer algo más fresco y los personajes están inspirados en mis padres, entonces comencé a buscar en redes sociales y fueron apareciendo los actores, a la única que ya conocía era a Alejandra Lanza.

 

Y, ¿hay cambios con el trabajo ya en rodaje?

Lo que pasa es que cuando elijo a los actores trato de hacerles el traje a medida, ajusto algunas cosas para eso. Hicimos un taller junto con la actriz Patricia García, observándolos y generando contacto entre ellos para que se sientan cómodos, porque no todos son actores y hay escenas de intimidad.

 

Desde que te has restablecido en Bolivia, ¿qué cambios has visto en el circuito de nuestro cine?

Creo que el cine boliviano necesita mayor continuidad, de repente salen buenas películas y de repente tenemos vacíos muy grandes. Creo que ahora han salido muchos cineasta jóvenes con propuestas interesantes, pero es urgente que haya un fomento sostenido no sólo estatal sino privado y que entendamos que la cultura es una parte fundamental de nuestra identidad. Un país que no produce contenidos culturales no es un país, es un paisaje. Somos vulnerables de ser un paisaje y, de hecho, Bolivia se vende mucho así, cuando lo más interesante es su gente y cultura. Creo que no salimos de esa mentalidad de la postal y me preocupa, porque se están produciendo más películas que nunca en el mundo y te sacan de los circuitos, la permanencia en las salas es muy difícil, en ese esquema debería haber siempre una película boliviana en cartelera.

 

Respecto a los paisajes, hay muchos en Søren.

Mis películas siempre han sido estéticas, es mi marca. Por ejemplo, el salar de Uyuni es una pequeña parte de la película y en Bolivia hemos sobreexplotado el salar, pero afuera no.

 

Da la impresión de que el proceso de Søren fue muy rápido.

Lo que pasa es que la gestación fue larga, pero el momento en que comienzo una película me esfuerzo por terminarla rápido, porque una película independiente, sobre todo cuando tiene una carga personal, te rompe, te confronta y siento que si tardas mucho después te puedes arrepentir de lo que has hecho (risas) y es importante para mí que la película tenga el instinto original de por qué la hice. No la veo como un producto a mejorarse, sino que haya una verdad y una sinceridad en la propuesta y eso con el tiempo es muy difícil de sostener, de hecho cuando se hace una película está todo en contra para que haya espontaneidad, por eso Yvy Marey está muy planeada, pero no parece. Se puede correr el riesgo de mostrar la película a la gente y que todo el mundo opine, que se vuelva el pasillo del mercado y después tú ya no sabes ni cómo te llamas de tanto preguntar y buscar aprobación, prefiero arriesgarme y decir esto es lo que hice, esta película es producto de lo que era en ese momento, ahora soy otro.

 

pag5foto1soren.jpg

Søren. El estreno está previsto para el 8 de noviembre.
LOS TIEMPOS

EL SALTO A LAS SERIES

Proyecto en México

Las series que ve y la que dirigirá:

“‘Transparen’ que está en Amazon, no es conocida aquí. He visto Sense8 y me gustó mucho, he visto la series mexicanas porque voy a ir a dirigir una ahí, comienzo la preproducción en noviembre para Netflix. El guion es de jóvenes de 25 años, se llama “El club”. La producción comienza en enero. Creo que el mercado y consumo de contenidos del mundo latino es enorme, entonces están respondiendo a la demanda y produciendo más contenido local.

Algo que me gusta de las series, tampoco veo muchas, pero es interesante que el que manda es el escritor y los directores hemos pasado a ser técnicos”.

 

 

pag4foto2.jpg

Juan Carlos Valdivia
CORTESÍA

Søren, según el director, marca un momento para buscar nuevos horizontes en su carrera, ya que considera que es muy duro hacer cine en Bolivia. “Odio quejarme, pero es duro y me he cansado”.

 

Algunos entretelones de una trilogía y un amor

pag5foto2yvy.jpg

“Yvy Maraey”. Se estrenó en 2013 y Valdivia fue uno de los protagonistas.
CORTESÍA

 ¿Tus últimas películas tienen mucho de autobiográfico?

Son una trilogía, el hombre de “Yvy Maraey” es el niño de “Zona Sur”, Andrés, guardan relación, es como lo que pasa con ese niño cuando ya es grande y en Søren están muchas de mis preocupaciones, quizás no es tan autobiográfica, pero me he inspirado en mis padres, aunque no es su historia, pero hay muchas cosas de mi vida.

 

¿Qué preocupaciones?

Básicamente de las relaciones de pareja, el amor, ¿qué haces cuando te visita el desamor?, ¿qué haces con la infidelidad?, ¿es posible amar a más de una persona?, en fin... ¿qué es la libertad?, ¿estar en pareja te quita libertad? o ¿al contrario?. Hay muchas preguntas. He concebido la película como un preguntar sobre el amor y creo que quise hacer una película sobre el amor, pero resultó más siendo una película sobre la libertad, porque el tema del amor es muy abierto y general.

 

¿Hay un planteamiento intencional sobre el género y la libertad en la película?

Lo que me parece interesante en la película es que es la mujer la que provoca el motor de la búsqueda, eso les cae gordo a las mujeres, lo he observado, hay algo que les molesta.

 

¿Es momento de abrir el romance, fuera de la heteronormatividad?

Sí, pienso que las generaciones ahora están en otro rollo en Bolivia.

 

¿Si?

Somos un país conservador, pero también somos un país globalizado, un país que ha migrado, tenemos eurocasas y todos los bolivianos que se han ido a Europa y han vuelto con otra visión, entonces pienso que somos una sociedad permisiva y tolerante. Aunque somos una sociedad familiar, no somos seres solitarios, pero creo que somos ciudadanos globales.

Estoy hablándole a ese público y mirando un poco adelante.

 

¿Podemos hablar de política?

Sí.

 

Hace unos años un diario español titulaba una entrevista tuya como “el cineasta que adora a Evo Morales”, ¿tu trabajo o relaciones se ven afectadas por tu afinidad al Presidente?

Envidia (risas). El arte y el poder siempre han tenido una atracción.

 

¿Sabes que por ahí siempre vas a ser muy criticado?

Sí, cuando eres criticado es porque estás existiendo, no me preocupa. Creo que mi obra es coherente con mi valoración del Presidente en ese momento, no me parece una fanfarronería; ves “Zona Sur” e “Yvy Maraey” y hay una coherencia e hice esas películas antes de tener un acercamiento, así que una de las razones por las que me quedé en Bolivia es porque vi que había una efervescencia  en la sociedad, tan fascinante que me inspiró a quedarme y a retratar y a mirarme en ese contexto. Así que no tengo ningún temor a decirlo, eso no quiere decir que te compras todo el paquete de todas las cosas, tampoco que sea partidario ni militante del partido.

 

¿Cómo ves lo que pasa en Latinoamérica, como las elecciones en Brasil o lo que sucede en Argentina?

Creo que los gobiernos de izquierda le han fallado a sus países, espero que en Bolivia podamos aprender. Pienso que a veces los gobiernos bolivianos siempre desacreditan lo que hizo el anterior gobierno y eso no está bien, finalmente un gobierno hizo las cosas porque tuvo votos y tuvo un mandato, por qué tiene que venir otro y deshacer las cosas. Tenemos que aprender a mirar hacia adelante y reconocer las cosas buenas que han hecho los anteriores gobiernos. Tenemos esto de decir que todos los gobiernos han sido corruptos y todos los funcionarios han sido corruptos y no es así, hay gente buena y mala en todos lados. Creo que estamos en otro momento.

En Portada

  • COB rechaza pago de 2do aguinaldo en productos y pide reunión con Evo
    Ante la propuesta del Gobierno nacional de flexibilizar el pago de un porcentaje del segundo aguinaldo con productos nacionales, el máximo ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, manifestó su rechazo categórico a la iniciativa, al considerar que el pago del beneficio...
  • Bolivia asegura la corona en damas 16 y va por dos títulos más
    Con un título asegurado y dos en disputa, Bolivia pretende cerrar hoy (09:00) su participación en el certamen “Cóndor de Plata” del Circuito Cosat con el dominio en tres de las cuatro categorías, en el certamen que se desarrolla en el Country Club Cochabamba (CCC). En la fase de cuartos de...
  • El Estado y Comibol quedan fuera de la denuncia de Jindal
    La Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional (CCI) determinó excluir  al Estado boliviano y la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) del proceso iniciado por Jindal Steel Bolivia, pero la demanda continúa contra la Empresa Siderúrgica Mutún (ESM). Según el...
  • Convocatoria para llenar acefalías en el TSE cierra con 35 postulaciones
    Un total de 35 postulantes para cubrir las acefalías del Tribunal Supremo Electoral (TSE) se registraron hasta anoche, cierre del plazo, ante la Comisión Mixta de Constitución de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP). El presidente de la Comisión, el senador Ciro Zabala (MAS), junto a la...
  • Apuran cambios para vender etanol y sólo un surtidor cuenta con Ron 91
    Los surtidores Cala Cala, Portales, Aranjuez, Automóvil Club Boliviano y Khora están listos para vender el Súper Etanol 92, mientras que sólo una estación de servicio continúa con la venta de Ron 91. La población ya busca el nuevo combustible en estos cinco surtidores, por lo que los...