Pasar al contenido principal
Cindy Soliz Villegas

Fernando Arze Echalar: “Tengo una pasión cada vez más grande por el cine”

A Fernando Arze Echalar la mayor parte de los espectadores del país lo recordarán por su papel de Coco “Muralla” Rivera, un personaje que te hace erizar la piel y que, a través de la gran pantalla, sacó lágrimas de emoción con una tremenda actuación. Un personaje con el que, sin duda, encontramos empatía.

“Muralla” es el protagonista del filme nacional estrenado hace una semana y que ha tenido éxito en el país, recibiendo muy buenas críticas y comentarios. Y, por si fuera poco, la película ha sido elegida para representar a Bolivia en la preselección de los premios Óscar 2019.

Amante de la creación, de los viajes, de la comida y la cocina, Fernando confiesa que se ha concebido personalmente como actor hace cinco años y, a pesar de recibir machacadas de la vida, hoy en día es considerado como uno de los actores más completos y talentosos del país, tanto frente a las cámaras como en las tablas.

Desde Los Tiempos, nos contactamos con el actor paceño, quien amablemente respondió nuestras preguntas.

-¿Cuándo decidiste que querías ser actor?
-La historia es larga. Empecé a hacer teatro cuando tenía más o menos 20 años. Vivía en Brasil y estaba estudiando Ingeniería Electrónica en Estados Unidos y fue durante unas vacaciones en Brasil que el destino me hizo tomar clases de teatro. Yo nunca había pensado hacerlo, pero una amiga me convenció y me enganché completamente. Tardé dos años más antes de decidir hacer teatro y, ya en mi último año de Ingeniería, decidí que iba a estudiar teatro. Me aceptaron en la American Academy of Dramatic Arts, allí estudié durante tres años de los 10 que viví en Manhattan.

-¿Cómo empieza tu carrera actoral en el cine nacional?
-Cuando vivía en Estados Unidos, el año 2002, vine de vacaciones a Bolivia y conocí en esa oportunidad a Marcos Loayza y Paolo Agazzi. Meses después, Marcos Loayza me llamó para que participe en su película “El corazón de Jesús”, donde hago una participación bastante breve, y el año 2003 vine para actuar en “El atraco” de Paolo Agazzi.

Estas dos películas fueron las primeras en las que participé y fueron además las que me abrieron espacio a que conozcan mi trabajo en Bolivia como actor. El 2007 actué en “La cacería del nazi” y el 2012 es cuando llegué para participar en “Carga sellada” de Julia Vargas-Weise.

Luego dirigí una obra de teatro, “Arte”, con Cristian Mercado, Luigi Antezana y Gory Patiño como actores. A partir de entonces me quedé a vivir en Bolivia.

-¿Prefieres el cine o el teatro? ¿En qué campo te desenvuelves mejor?
-En este momento, creo que mi vida me está llevando a amar la dirección de teatro. Dirigir teatro y actuar en cine son dos procesos completamente diferentes y me llaman la atención de manera diferente también. Obviamente amo actuar en teatro, pero me llama más la actuación en cine.

No sabría decirte en cuál campo me desenvuelvo mejor. Aprendo mucho dirigiendo teatro y me gusta mucho el proceso de actuación de cine.

-Dentro de la actuación cinematográfica, ¿cuál es el papel que más te gustó interpretar?, ¿y el que más te costó?
Creo que el que más me costó actuar es el de Coco “Muralla” Rivera, que es un personaje muy ajeno a mi vida. Es el que más retos me propuso, es un personaje que anda en un mundo muy oscuro y, bueno, me llevó a conocer lugares oscuros míos. Físicamente ha sido muy demandante, hemos filmado una serie durante cuatro meses y ha sido muy difícil hacer que el personaje se quede en el set después de tanto tiempo.

Otro personaje complicado fue Antonio José de Sucre en la película “Juana Azurduy”. Estoy seguro que no he logrado llegar a ese personaje, ha sido un reto y ha sido algo que no he logrado hacer. Quisiera tener una segunda oportunidad para volverlo a interpretar.

-¿Quiénes son tus influencias?
-Daniel Day-Lewis es a quien sigo. Amo su carrera y su trabajo porque lo hace desde lo físico hasta lo emocional y pasando por lo psicológico, lo junta todo. Me gusta mucho el trabajo de los actores ingleses porque me parecen extremadamente completos, tienen una formación teatral la mayoría.

Cate Blanchett me parece una actriz impresionante y, bueno, también amo el trabajo de un grupo brasileño de teatro que se llama “Teatro Lume”, es un estilo de teatro del que yo no hago, pero siempre los tengo como referencia.

-Háblanos acerca de “Muralla”, ¿hay algo tuyo en el personaje?
-“Muralla” es un exarquero del equipo de San José de Oruro que tapó un penal en 1995 y que lo volvió famoso en esa época. Junto con Camila Urioste y Gory Patiño deseábamos hablar acerca de una persona que haya tenido una chance de gloria en algún momento de su vida y que después fuera decayendo. Este personaje tiene problemas con el alcohol que hace que se distancie de su familia y del deporte, su vida va en espiral hacia abajo. Tiene un hijo con su exesposa, al que trata de salvarle la vida. Es una persona que está desesperada y que tiene mucho que perder si su hijo se le va.

Creo que si hay una similitud entre el personaje y mi persona es tal vez mis ganas de ser padre. No tengo hijos, pero quisiera ser padre.

“Muralla” tiene dificultad en comunicarse y es muy solitario. Quizás ahí también tengamos algo en común. Yo a veces transito por momentos solitarios en mi vida, pero elijo ser así, porque el ser artista te exige que seas un poco solitario para poder profundizar en tu arte o el profundizar en tu arte hace que emprendas un viaje en solitario.

“Muralla” cuenta el dinero que tiene todos los días y no lo gasta en sí mismo, está pasando por un momento financiero terrible y, pensando bien, tal vez sería equivalente a momentos en los que yo he pasado. Atravesé por momentos muy difíciles cuando vivía en Nueva York y no sabía qué me iría a pasar al día siguiente. Existieron momentos en los que no tenía ni dónde vivir, pero eso duró muy poco tiempo felizmente. Ésas son las pocas similitudes, el resto es completamente ajeno a lo que vivo, soy o quisiera ser.

-¿Cómo surge la oportunidad de ser el protagonista de la película?
-Junto con Gory Patiño y Camila Urioste escribimos la serie “La entrega” y durante el proceso de escritura se decidió que yo iba a ser Coco “Muralla” Rivera en la serie. Eso no estaba determinado en el inicio. Y cuando empezamos el rodaje de la serie surgió la idea de que se haga un “spin-off” de Coco “Muralla”, entonces se escribió un guion específico sobre este personaje y su historia.

-¿Cómo describirías esta experiencia?
-Ha sido una experiencia muy intensa. Primero hicimos un tratamiento de la historia, lo que se llama una biblia, de los 10 capítulos de la serie y después empezamos a escribir las escenas y el guion en sí. Hubo muchas discusiones ardientes que fueron necesarias para poder encontrar quiénes eran los personajes y cuál era la historia que queríamos contar con la serie. Una vez que terminó ese proceso, con la ayuda de Fernanda Rossi, una argentina que está acostumbrada a trabajar con guiones y mejorarlos, me pasé a ser simplemente un actor. Esa transición de guionista a actor fue una decisión muy necesaria para mí porque era difícil hacer ambas cosas.

Fue un proceso física y emocionalmente desgastante. Una vez que el rodaje terminó, la despedida del personaje fue dura, pero necesaria, y de verdad espero que el público pueda identificarse de alguna forma con esta persona que está viviendo algo terrible y que está tomando decisiones con las que no contaba para luego tener que pagarlas.

Creo que cada personaje te deja algo y cada vez que hago un personaje es un adiós. Hay un momento de duelo, pero sabes que ese personaje ya ha vivido dentro de vos y vos has dado todo lo posible, y yo estoy muy tranquilo en ese sentido, he dado lo mejor de mí y espero que eso pueda cautivar de alguna forma al público en el cine.

-Desde tu punto de vista, ¿qué opinas acerca del cine boliviano?
-El cine boliviano tiene profesionales que son guerreros, que es gente que ama lo que hace y que no lo haría si fuera de otra forma. Es gente que se predispone a dar meses y/o años de su vida para realizar un proyecto. El cine no se hace de la noche para el día, puede durar de dos a seis años y, cuando tu película ya está lista, tienes que lidiar con los distribuidores y tratar de convencer a la gente de que tu película merece ser vista.

Lo que falta es apoyo financiero del Estado y de empresas privadas. No hay una ley que incentive y que dé un aliento a estas empresas a que pongan su dinero a la industria, entre comillas, del cine boliviano. Porque sí se gana, no solamente prestigio o un producto final, se puede ganar dinero si es bien hecha.

Hacer cine deja un legado para el país y por eso creo que es una responsabilidad del Estado que haya por lo menos leyes, si es que no van a apoyar financieramente. Además, da trabajo para mucha gente. En la película “Muralla” han trabajo centenas de personas. Estamos hablando de centenas de familias que pueden ganar con esta industria y eso es lo que falta, una estructura para que el cine pueda ser lo que tiene que ser: un arte colectivo que pueda influenciar a la gente, que genere debate y que deje un legado de imágenes y audio para un país que es tremendamente exportable.

-¿Cuáles son tus proyectos a corto y largo plazo?
-Para fin de año me voy a enfocar en terminar muchos talleres que tengo ya en agenda. Estoy escribiendo obras de teatro nuevas y entramos en posproducción de un cortometraje que se llama “Extranjeros”, que he dirigido y he escrito.

El próximo año ya tengo dos películas en las que voy a actuar. Una ya tiene nombre, se llama “Los de abajo”, que va a ser dirigida por Alejandro Quiroga, un tarijeño que vive en Santa Cruz que tiene un proyecto maravilloso.

A largo plazo, quisiera dirigir un largometraje, aparte de solamente actuar, y quiero poner en escena obras teatrales que yo escribo.

 

“Obviamente amo actuar en teatro, pero me llama más la actuación en cine”

 

“Creo que cada personaje te deja algo y cada vez que hago un personaje es un adiós. Hay un momento de duelo”

 

DATOS

 

Preseleccionada para la 91 edición de los Óscar. Asocine eligió el filme para representar a Bolivia en los remios Óscar. Si la cinta llega a ser nominada, competirá en la categoría de Mejor Película de Habla No Inglesa.

Ópera prima. “Muralla” es la ópera prima del director Gory Patiño.

Spin-off. “Muralla” es un spin-off, es una historia más profunda sobre uno de los personajes de la serie “La entrega”, dirigida también por Gory Patiño y cuyo estreno está previsto para el próximo año.

Temas. En el filme se habla de la trata y tráfico y del alcoholismo, pero de forma secundaria.

En Portada

  • Cae banda que vendía certificados falsos de no contagio de Covid-19
    Tres personas que falsificaban y comercializaban certificados médicos de no contagio por coronavirus fueron aprehendidas ayer en flagrancia en la Terminal de Buses de Cochabamba. Se trata de dos odontólogos y el boletero de una empresa de buses, quienes vendían los documentos falsos a personas...
  • Ven inviable jugar en una sola sede el torneo Apertura
    La posibilidad de que el torneo Apertura pueda concluirse con todos los equipos reunidos en una sola sede es poco viable, según Rolando Aramayo, presidente de la Comisión de Competiciones de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), por el tema de los costos logísticos y la falta de...
  • Gobierno autoriza retorno de vuelos desde hoy, salvo en Beni y Santa Cruz
    Tras un simulacro de la llegada y partida de una nave de Boliviana de Aviación (BoA), de La Paz a Cochabamba y viceversa, el Ministerio de Obras Públicas y la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) autorizaron ayer la reanudación de los vuelos comerciales en el país. El Ministerio...
  • Por segundo día, Bolivia rompe récord de muertos por Covid-19
    Bolivia reportó ayer, por segundo día consecutivo, un récord en la cantidad de fallecidos por coronavirus (Covid-19). El reporte del Ministerio de Salud registró el deceso de 33 personas, además de 490 casos nuevos de coronavirus, totalizando a nivel nacional 10.991 positivos y 376 fallecidos....
  • Exportación de banano cae en 70% y la pérdida ya es de $us 21 millones
    La crisis económica agravada por la pandemia de Covid-19 ha causado que el mercado argentino disminuya en 70 por ciento la compra de banano nacional y se calcula una pérdida económica de 21 millones de dólares, informó el asesor legal de la Cámara Agropecuaria de Cochabamba (CAC), Rolando Morales...