Pasar al contenido principal
Maricruz Zalles

Julia Vargas-Weise un legado cinematográfico con fuerte compromiso social

Cine. El repentino fallecimiento de la cineasta sorprendió a todos, más aún a las personas que trabajaron codo a codo con ella

El viernes en la mañana, a primera hora, Milton Guzmán y Luis Bredow llegaron a Cochabamba para realizar un homenaje a Julia Vargas-Weise, a menos de una semana de su fallecimiento. En la ciudad les esperaba Pilar Valverde, quien fue compañera, amiga y socia de Julia.

Los tres, compañeros de rodajes y audiovisuales, se reunieron nuevamente pero esta vez para “contar detalles de nuestra vida con la Julia”, según describió Bredow.

“Hay algunos aspectos de la Julia que son importantes: uno es que no estaba nunca quieta, estaba siempre trabajando y esforzándose con un proyecto”, recuerda.

 

“Carga sellada”

El actor Luis Bredow participó en la película “Carga sellada” (2015), la obra de ficción más grande y, posiblemente, más importante de Vargas-Weise como directora.

Esta película es, sin duda, el trabajo más recordado y que significó más trabajo, ya que fue producida en 10 años, según comentaron quienes estuvieron en este proyecto.

Uno de ellos, Milton Guzmán, fue el camarógrafo de este filme y de otros documentales de las 16 producciones que realizó Vargas-Weise.

Guzmán recuerda cómo comenzó la amistad con Vargas-Weise “cuando ella estrenó ‘El hombre símbolo’, me acuerdo que Julia tenía problemas técnicos, no podía hacer funcionar la proyectora, entonces le ayudé”.

El camarógrafo acompañó a la directora desde la filmación de “A los pies del Tatala” en 1991, éste fue el primer docuficción que realizaron.

“De ahí con la Julia empezamos a hacernos cómplices, ella lanzaba la idea, la trabajábamos y de pronto crecía y crecía”, recuerda Guzmán.

Vargas-Wiese, Guzmán, Pilar Valderde, junto a otras personas crearon la productora Imagina Films “y de ahí empezamos a hacer el resto de cosas y vienen sumándose, con las ideas de Julia siempre estábamos con un equipo trabajando”, aclara el camarógrafo.

El primer largometraje de ficción de Vargas-Weise fue “Esito sería…”. Este filme se ideó luego de un intento fallido de hacer un documental del Carnaval de Oruro.

“Nos vinimos renegando de Oruro, llegamos de noche a la casa de la Julia y empezamos de bronca a crear personajes y ese es el nacimiento del ‘Esito sería’”, cuenta Guzmán.

De manera simultánea, mientras filmaban “Patricia, una vez basta”, nace “Carga sellada”, Guzmán cuenta que “10 años del proyecto desde que se hizo la investigación, planear la historia, empezar a escribir el guion y luego la lucha por conseguir el financiamiento”.

Guzmán cuenta cómo Valverde y la directora viajaron por varios países y apostaron por varios fondos concursarbles, hasta que lograron concluir con la obra, que finalmente fue estrenada en Machacamarca, Oruro, en 2015.

Uno de los puntos que destacaron los realizadores fue el poco o casi nulo apoyo de las autoridades e instituciones en la producción cinematográfica.

3-pag4y5-_pilar_valverde.jpeg

Cámara. La directora en unproyecto de AVE.
Pilar Valverde

Pionera y proyectos sociales

Valverde comentó que el esposo Vargas-Weise, Joan García Codina, le comentó que en Barcelona va a crear una fundación con el nombre de la cineasta.

“Para que su obra no quede inconclusa y todos los trabajos que tenemos se puedan concluir, y claro, eso para mí ha sido muy fuerte”, cuenta Valverde con los ojos llorosos.

“Éramos un trípode: el Milton, la Julia y yo… y ahora falta una pata”, logra decir.

Valverde asegura que recordará a Vargas-Weise con mucha alegría y agradecimiento porque “como mujer ha abierto una brecha para las otras mujeres que han trabajado en el área audiovisual y fotografía”, asegura.

Los temas fuertes de Vargas-Weise según Bredow han sido: la cultura boliviana de los sectores populares, la valoración de la mujer y la historia de Bolivia; los que se reflejan en sus filmes.

Valverde recuerda que conoció a la cineasta “como lo que era, una educadora”. La compañera y posterior socia de Vargas-Weise, cuenta de la ONG Audiovisuales Educativos (AVE) hace 38 años.

Cuenta que a través de esta institución se realizaron una serie de producciones para niños y, también, hechos por niños a quien ella enseñaba.

Vargas-Weise tenía varios proyectos, entre ellos el enseñar a niños del cementerio a filmar y tomar fotografías, esto en Cochabamba y en Santa Cruz.

La amistad de las dos mujeres se dio gracias a las primeras luchas por una Ley del Cine. Valverde cuenta que, a pesar de la diferencia generacional, llegaron a tener un gran nivel de empatía: “nos hicimos tremendamente amigas, cómplices y terminamos siendo socias”, apunta.

Valverde asegura que “Julia era muy tenaz, asegura Valverde, era terca y lo que se proponía, lo conseguía y lo luchaba y lo trabajaba”.

Cuenta que la cineasta se subía a su vagoneta y partía a una nueva aventura. “Con la única mujer que yo podía dormir en la carretera era con la Julia”, agrega Guzmán, quien recuerda cómo se turnaban para manejar en el tiempo de producción.

“Yo creo que la Julia se ha ido en un momento bonito de su vida, porque se ha llevado sus glorias, porque en vida se la ha reconocido y ha sido muy premiada por su trabajo más grande al que le ha puesto más tiempo, empeño y dedicación. Para mí, ser parte de eso es uno de los recuerdos más lindos que tengo de ella”, concluyó Valverde.

 

2-pag4y5-web.jpg

Julia Vargas-Weise Un legado cinematográfico con fuerte compromiso social
ARCHIVO

Filmografía

Cortos ficción

“El hombre símbolo”

“A los pies del Tatala”

“Solo Pancho”

“Para Elisa”

“Videoniño”

“Lobo encerrado” (clip)

 

Documentales

“Detrás de la máscara”

“El ritual del recuerdo”

“El fragor del silencio”

“Los niños al parlamento”

“La visita”

“Elay” (cantata)

“Shirley milagrera”

 

Largometrajes

“Esito sería…”

“Patricia, una vez basta”

“Carga sellada”

 

 

Para destacar

“Éramos un trípode: el Milton, la Julia y yo… y ahora falta una pata” Pilar Valverde

 

La cineasta estudió Fotografía en Suiza, luego fue a Argentina a estudiar Cine y, por último, fue a aprender a escribir guiones.

 

“Yo creo que la Julia se ha ido en un momento bonito de su vida, porque se ha llevado sus glorias” Pilar Valverde

 

 

“Shirley milagrera”, la obra póstuma de Vargas-Weise

“Milton ha tenido una noticia después del fallecimiento de Julia”, se adelanta a contar Luis Bredow.

El camarógrafo Guzmán cuenta que, pocos días antes del fallecimiento de Vargas-Weise, ella le comentó que su última producción, “Shirley”, ya estaba editada y debía pasar a la etapa de corrección de color.

Se trata de un documental basado en la leyenda urbana de una muchacha asesinada en el municipio de Sipe Sipe y que en la actualidad es consideran una divinidad.

“Con Julia, después de ‘Carga sellada’ siempre era eso, siempre me decía ‘he pensado’ y yo ya tenía miedo porque nacía algo de lo que había pensado”, recuerda son una sonrisa Guzmán.

Cuando hacían una toma para la película “Carga sellada”, vieron el santuario de Shirley en Sipe Sipe. “A la Julia le encantó la historia, investigó y me dijo ‘tienes que filmar eso’”, apunta el camarógrafo.

Guzmán cuenta que el material fue enviado hasta Barcelona, donde residía la cineasta, para si valoración y edición.

“Hace una semana, que yo hablé justo con la Julia, miércoles antes, y me dice ‘ ya tengo una versión de la Shirley, te voy a mandar’ para la corrección de color”, recuerda.

Un día antes de venir a Cochabamba, “revisando en mis cosas, no sé de cómo tengo el corte de la Shirley, no me explico. No sé si la Julia me ha mandado, pero está en mi computadora”, revela Guzmán.

“Han sido la Shirley y la Julia”, dice Pilar Valvarde.

Este material esperan concluirla y estrenarla este año en el país como la obra póstuma de Vargas-Weise.

En Portada