Pasar al contenido principal
EFE

Demanda de Blue Origin a la NASA obliga pausa en planes de regreso a la Luna

Miami |

La NASA anunció una pausa de más de dos meses los trabajos del Sistema de Aterrizaje Humano (HLS, en inglés) del Programa Artemis, que busca regresar a la Luna, debido a la demanda presentada por Blue Origin contra la agencia espacial de EEUU por la adjudicación se ese contrato a SpaceX.

La NASA "ha detenido voluntariamente" el trabajo con SpaceX para el contrato del HLS a partir del 19 de agosto hasta el 1 de noviembre, informó la agencia en una declaración enviada a Efe.

Explicó que a cambio de esta pausa temporal del trabajo, "todas las partes acordaron un cronograma de litigio acelerado que concluye el 1 de noviembre".

En abril pasado la NASA adjudicó a SpaceX, de Elon Musk, un contrato por 2.890 millones de dólares para llevar de nuevo astronautas a la Luna en 2024, decisión que tuvo desde el principio objeciones por parte de Blue Origin, la compañía aeroespacial de Jeff Bezos, que también presentó una propuesta.

La NASA indicó hoy que los funcionarios de la NASA continúan trabajando con el Departamento de Justicia para revisar los detalles del caso y "esperan una resolución oportuna de este asunto".

Blue Origen demandó el lunes pasado a la NASA en un tribunal federal al considerar que la "licitación desafía la evaluación ilegal e inapropiada de las propuestas de la NASA".

Al contrato para el HLS del Programa Artemis también aspiraba Dynetics y la compañía de Bezos, quien se había asociado con Lockheed Martin Corp, Northrop Grumman Corp y Draper.

El contrato de HLS prevé un lanzamiento y un aterrizaje lunar "tan pronto como en 2024". La NASA señaló que está comprometida con Artemisa y con el mantenimiento del liderazgo mundial de la nación en exploración espacial.

"Con nuestros socios, iremos a la Luna y nos quedaremos para permitir investigaciones científicas, desarrollar nueva tecnología y crear trabajos bien remunerados para el bien común y en preparación para enviar astronautas a Marte", señala la declaración de la NASA.

A diferencia del aterrizaje lunar del Apolo, hace más de 50 años, la NASA se está preparando para una presencia a largo plazo en este satélite de la Tierra.

En julio pasado Bezos ofreció a la NASA hacerse cargo del pago de 2.000 millones de dólares para cubrir problemas presupuestarios de la agencia a cambio del contrato para construir el módulo de aterrizaje para volver a la Luna.

En una carta al administrador de la NASA, Bill Nelson, Bezos criticó con dureza esa decisión de otorgar el contrato a su rival, al considerar que poner todo el proyecto en manos de una compañía y no dos como era la intención original de la agencia será problemático.

Bezos, el hombre más rico del planeta, cumplió este año su sueño de alcanzar el espacio tras despegar desde una base en el oeste de Texas (EE.UU.) a bordo del cohete New Shepard, con el que superó los 106 kilómetros (65 millas) de altura para luego emprender el regreso a la Tierra, en un viaje de unos once minutos de duración.

En Portada